Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
29 de junio de 2012
Puerto Rico Hoy
 

‘Un buen día para cometer un carjacking’

Acusan a un joven, y buscan a otro, por el asesinato del adolescente Stefano Steenbakkers Betancourt

Alexis Amador Huggins, de 23 años, presuntamente confesó haber participado en el asesinato de Stefano Steenbakkers el domingo en la noche en Dorado, como parte de un intento de robarle el carro que conducía. (El Nuevo Día / Ramón 'Tonito' Zayas)

Por Javier Colón Dávila/ puertoricohoy@elnuevodia.com

Un joven de 23 años fue acusado anoche a nivel federal del asesinato de Stefano Cornelis Steenbakkers Betancourt, el adolescente de 17 años de origen holandés ejecutado el domingo en la noche durante un intento de carjacking en Dorado y cuya muerte ha estremecido al País.

Alexis Amador Huggins, el presunto asesino, fue detenido en su residencia en el barrio Bairoa de Caguas luego de que las autoridades llegaran hasta él tras haber rastreado el número de tablilla del carro desde el que Stefano fue atacado y que el joven logró informar a su madre por teléfono celular antes de ser baleado.

Otra persona que se alega también participó del crimen era intensamente buscada anoche por agentes del FBI, pero al cierre de esta edición no había sido detenido. Ambos se exponen a la pena de muerte por haber presuntamente matado a una persona en el transcurso de un "carjacking".

Stefano, residente en Guaynabo e hijo de un comerciante holandés y de una puertorriqueña, luchó por su vida desde el domingo hasta el martes por la tarde, cuando fue declarado con muerte cerebral.

Ayer, sus parientes hacían trámites para donar sus órganos antes de desconectarlo de las máquinas que lo mantenían artificialmente vivo.

La manera en que Stefano encontró la muerte el domingo en la noche parece sacado de una película de horror.

Amador Huggins, quien tiene una hija de 4 años, presuntamente contó a las autoridades que el domingo en la noche el compinche suyo que no ha sido arrestado, y que solo ha sido identificado por el apodo de “Menor”, decidió que era “un buen día para cometer un carjacking” y salieron del barrio Palmas de Cataño, donde vive el supuesto cómplice, a buscar una víctima.

Encuentro fatal

Stefano había visitado a unos familiares en la urbanización Dorado del Mar y a la hora en que los otros dos iban buscando una víctima se los encontró en la carretera 963 de Dorado.

Al verlo, Amador Huggins y Menor presuntamente viraron en U, se lanzaron en su persecución y comenzaron a chocar la guagua Lexus propiedad de su abuela que conducía Stefano, con el objetivo de hacerlo detenerse.

El joven, al parecer dándose cuenta de que algo malo estaba a punto de ocurrirle, llamó por celular a su madre y le dijo la tablilla del carro que lo perseguía. Luego de hacer la llamada fue baleado, presuntamente por Menor.

Con la información de la tablilla, las autoridades llegaron hasta la residencia de Amador Huggins en el barrio Bairoa de Caguas las 12:30 a.m. de ayer. Allí, la madre del joven les confirmó a las autoridades que el carro con esa tablilla era usado por su hijo.

Horas después, la misma madre llevó a su hijo al Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC) de Caguas, donde presuntamente Amador Huggins confesó los hechos y señaló a su compinche como el que supuestamente haló el gatillo.

“Yo no puedo tapar el cielo con estas manos. El dolor que siento no se puede comparar con el que tiene que estar sintiendo esa madre”, dijo anoche la madre del joven, Mara Huggins, en alusión a la madre de Stefano.

‘Los zapatos de esa madre’

“Yo no quiero estar en esos zapatos (de esa madre). Tiene que estar pasando un dolor tan, tan grande. Lo que estoy pasando yo no es nada. Yo voy a la cárcel federal y lo veo, pero ella, ella solo lo va a poder ver en fotos”, añadió haciendo un gran esfuerzo por contener las lágrimas.

Mientras trataba aún de procesar todo lo que le había sucedido en la tarde y noche de ayer, Mara aseguró que, aunque proviene de una familia pobre, son unidos y tratarán de salir adelante.

Lamentó la situación de su nieta, la hija de 4 años del presunto asesino, que ahora podrían no poder disfrutar de su padre si este es encarcelado.

Pero sus palabras volvieron a girar hacía la víctima del crimen, lamentando que “a ese muchacho creo que ni le han podido dar cristiana sepultura”. Le corrieron las lágrimas por sus mejillas cuando se le confirmó que su familia pretendía donar los órganos.

“Si ella (la madre) luego piensa mal de mí... de ella yo lo puedo entender. Porque, vuelvo y repito, ella perdió lo más querido, su hijo”, insistió, con voz entrecortada.

Stefano era aficionado al arte y muy querido en su comunidad y en su escuela, el colegio Baldwin en Guaynabo. Sus compañeros hicieron ayer varias actividades en su honor y el desfile por los predios del Centro Médico, donde estaba recluido, era constante.

Anoche, Amador Huggins, quien lucía ansioso y temeroso, fue informado por la magistrada federal Camille Vélez Rivé que por el crimen presuntamente cometido contra Stefano se expone a la pena de muerte.

Vélez Rivé le indicó que la Fiscalía federal presentó una denuncia en su contra de dos cargos: cometer un carjacking el 24 de junio de 2012 a mano armada donde resultó muerto Stefano y por utilizar una pistola en la comisión del delito.

Anoche mismo, el muchacho fue ingresado al Centro Metropolitano de Detención (MDC, por sus siglas en inglés) en Guaynabo.

La reportera Limarys Suárez Torres colaboró con esta historia.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: