Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
14 de octubre de 2013
Mi bienestar
 

Un libro sobre la vida

Maya Valle cuenta en una nueva piel muchas experiencias que la han hecho crecer

 

/ camile.roldan@gfrmedia.com

Por Camile Roldán Soto

Maya Valle dice que para ella no hay imposibles. La acompaña una certeza de que cada situación, por difícil que parezca, tiene solución. Después de todo, así se lo ha enseñado la vida con sus altibajos. De estas vivencias - unas cotidianas, otras desgarradoras como la muerte de uno de sus hijos- habla en su segundo libro Una nueva piel.

La colección de columnas se divide en cuatro partes que abordan el amor, puntos de vista sobre situaciones sociales, asuntos familiares y la muerte. Valle decidió compendiar sus escritos porque tras escribir su primer libro, Entre mis sábanas, publicado en el 2007, sintió que aún le quedaban cosas por decir y que piensa pueden aportar a que mujeres y hombres de todas las edades obtengan una nueva perspectiva sobre las situaciones que les toca vivir.

“Para mí, este es un libro de la vida que te invita a reflexionar, te abre un camino que caminé, no para que lo camines como yo, sino para que te des cuenta que alguien ya lo caminó y pudo”, comenta la autora, quien es conferenciante, coach de vida y columnista.

Respecto al amor de pareja, Valle cuenta en algunas de sus columnas cómo lo buscaba y cómo observaba a otras mujeres buscarlo, hasta enamorarse de su actual pareja cuando tenía 65 años. En otras páginas toca el tema de la situación política del País y ofrece su visión sobre qué pueden hacer los ciudadanos para lograr cambios que redunden en una mejor calidad de vida para todos.

Cómo te cambia estar al filo de la muerte dos veces (una de ellas a causa de cáncer de seno) es también parte de lo que comparte la autora, quien asegura aprendió a quererse y valorarse mucho más tras lograr sobrevivir.

En su libro, Valle también habla sobre grandes dolores, como la pérdida de un hijo hace 21 años. A él le dedica el poema “Me falta un hijo”, que escribió en 1992 y una de sus columnas “Pascua de Resurección”, en la que por primera vez se dirige a su recuerdo aún con mucho dolor pero fortalecida.

“Nunca le había escrito a mi hijo. Llamé la carta “Pascua de Resurección” porque él murió un Sábado de Gloria”, cuenta al asegurar que al leer su libro las personas “ríen, lloran, se identifican, sienten coraje y reflexionan”.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: