Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
8 de mayo de 2013
Puerto Rico Hoy
 

Un pasado que va resurgiendo

Declarados oficialmente como sospechosos los hermanos Castro

Por José A. Delgado / jdelgado@elnuevodia.com

CLEVELAND, Ohio - Mientras más se conocen detalles de la vida personal de los tres hermanos puertorriqueños imputados de secuestrar durante una década a tres jovencitas en una zona populosa del oeste de Cleveland, menos sorpresa causaban entre la comunidad boricua los hechos que se les imputan.

La Policía de Cleveland y el FBI declararon ayer oficialmente a los hermanos Ariel, Pedro y Onil Castro, miembros de una conocida familia boricua de Cleveland que tiene sus raíces en Yauco, como los sospechosos de raptar a las tres jóvenes, una de ellas también de origen puertorriqueño.

Los agentes policiales dedicaron el día a extraer evidencia de la casa de Ariel Castro -de 52 años, divorciado y propietario de la casa en que estuvieron encerradas Gina de Jesús, Amanda Berry y Michelle Knight– ante la mirada de cientos de curiosos que se arremolinaron en la calle Seymour.


Al parecer, Ariel Castro es el más conocido del trío de hermanos, por sus años en grupos como “Fuego”, “Borinchata” y la orquesta de Noel Quintana.

“Como músico era un hombre alegre y feliz, pero no lo conocí en el plano personal”, indicó Tito de Jesús, un pianista boricua que fue miembro de varios de los grupos musicales en que participó Ariel Castro, quien como sus hermanos es conocido por ser aficionado a la música, el deporte y la bebida.

Aunque no le consideraba su amigo personal, de Jesús sostuvo que le dio un dolor grande no solo por haberle arrebatado entre 9 y 11 años de vida a tres muchachas, dos de ellas adolescentes al momento de su secuestro, sino por haber estado cerca de él.

“No hemos sido amigos en términos personales, sino solo en términos de la música, pero duele porque es una persona que estuvo en mi casa y alrededor de mis hijos”, indicó de Jesús, quien afirmó estar “atónito” por la revelación de que su compañero músico pudo haber mantenido en cautiverio a las tres muchachas y a la hija de Berry, procreada mientras estaba secuestrada.


La Policía de Cleveland reveló que fue en dos ocasiones a la residencia de Ariel Castro, en los años 2000 y 2004, la primera vez porque él mismo telefoneó para reportar una pelea callejera y la segunda porque dejó inadvertidamente a un estudiante en una guagua. En 1993, mientras, fue denunciado por violencia doméstica, pero el caso no prosperó.

Uno de sus hijos, Anthony, indicó a la publicación británica Daily Mail que su papá mantenía la puerta de entrada al sótano con dos cerraduras, no permitía el acceso al lugar y cuando niño frecuentemente le golpeaba.

Según el canal local 5, un vecino, identificado como Anthony Westry, dijo que llegó a ver a Ariel Castro con la niña y que ella le llamaba “papá”, lo que abona a la teoría de que sea el padre de la hija que Berry procreó hace seis años.

Otro vecino, Juan Pérez, indicó a la cadena ABC que en una ocasión escuchó un grito proveniente de la casa de Castro, lo que motivó una llamada a la Policía que no generó ninguna búsqueda. Pérez sostuvo que la casa permanecía mucho tiempo a oscuras.

Una de las ventanas estaba clausurada con paneles.

Tito de Jesús, quien es amigo de tíos y primos de Gina de Jesús, la jovencita boricua que fue una de las tres raptadas por Ariel y sus hermanos, sostuvo que entró brevemente en un par de ocasiones a la residencia de Ariel Castro, la última vez para entregarle una secadora que le había vendido.

“Nunca pasé de la sala o la cocina, y estuve dos o tres minutos”, indicó de Jesús, al señalar que no escuchó a nadie más allí ni nada le levantó sospechas.

Pese a todo, Noel Ruiz, quien como yaucano conoce a los Castro, sostuvo que nunca se imaginó que Ariel “cometiera un pocavergüenza como esa”.

De sus dos hermanos, Pedro, de 54 años, y Onil, de 52, la información es más limitada. “(Pedro y Onil) son dos borrachones que tienen dinero, como los demás, porque su familia tenía varias propiedades”, indicó Ruiz, quien es familiar de la madre de Gina, Nancy Ruiz.

Copelia Acosta, amiga de la familia de Gina de Jesús, sostuvo que muchos en el área conocen desde hace décadas a los hermanos Castro, pero hizo claro que siempre les parecieron “buenas personas, aunque bebían mucho”.

A solo una cuadra de la residencia de Ariel Castro, en la misma calle Seymour, está el colmadito “Caribe Grocery”, propiedad de uno de los tíos de los sospechosos, Julio César Castro.

Aunque no estaba en su negocio cuando El Nuevo Día visitó el lugar, Julio César es quien ha dado la cara por la familia y lamentado la vinculación de sus sobrinos con los secuestros. El lunes, Julio César afirmó que su contacto con Ariel ha sido ninguno desde mediados de la década pasada.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: