Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
19 de enero de 2013
Puerto Rico Hoy
 

Un pitorro más suave al paladar... y legal

Pito Rico, hecho en Jayuya, cumple con todos los estándares requeridos por ley

 

Por Brenda I. Peña López / brenda.pena@gfrmedia.com

Jayuya - En una de las frías montañas de la Cordillera Central, un embriagador olor a ron artesanal se desprende de las afueras de una estructura, propiedad de la administración de este municipio y que desde noviembre pasado se ha convertido en una novedad para los residentes y visitantes de toda la Isla.

Atraídos por el aroma, curiosos llegan todos los días a este edificio para probar el pitorro legal que se prepara en la Destilería Cruz, casa del Pito Rico, y de paso, llevarse unas cuantas botellitas con la promesa de volver por más.

“Sabroso… Está bien rico, y suave. Eso es lo más que me gustó”, comentó Rosa M. Padín, una clienta que junto a su esposo, Juan Ortiz Serrano, se coló por la puerta trasera, la que conduce al área de operaciones de la destilería, para probar el producto.

“Está bien elaborado, al punto”, dijo su marido al secundarla.


José L. Cruz, el propietario del negocio, no titubeó en pasarlos a la tiendita para darles a probar algunos de los sabores del ron artesanal, que ya se distribuye en negocios de todo el país. Mientras, escuchaba atento las críticas positivas y comentarios de los clientes.

“Es que ni está alto en ron ni está bajito. Está delicioso. Yo no tomo ron así porque sí, y ya me di dos. De aquí salgo yo, imagínate”, continuaba expresando la mujer, entre risas, mientras probaba el pitorro de coco, el que más le gustó.

Además de coco, el Pito Rico se produce en los sabores de parcha, tamarindo, china, anís y en su forma pura, que se conoce como ron elite, además de una sangría. Cruz espera que para marzo esa gama se amplíe con la integración de los sabores de guayaba, piña y almendra.

Lejos del pitorro que cada Navidad emerge y que se produce –y hasta se vende– de forma clandestina en alambiques caseros, el ron producido por Cruz es uno que cumple con los estándares requeridos por las reglamentaciones de las agencias locales y federales, según indicó el empresario.

El Pito Rico, explicó, se prepara bajo un estricto proceso para llevarlo al porcentaje de alcohol requerido por ley (40%), y a la vez limpiarlo de los químicos que generan la sensación de quemazón en la garganta y estómago y el dolor de cabeza característico de la resaca. Entre los componentes dañinos que le sacan al producto, mencionó acetonas, cloruro, cianuro y etílicos malignos. El pitorro ilegal puede contener hasta un 180% de alcohol.

“Hay varias diferencias entre el pitorro que se produce en alambiques y el que se produce por medio de destilación, pero la principal es que el de alambiques contiene todos los químicos pesados posibles que salen a través del proceso de destilación. En el destilado, nosotros les quitamos todos los químicos”, comparó.

“Al nosotros quitarle todos esos químicos y balancear el alcohol y purificarlo, estamos haciendo un pitorro con el mismo olor, mismo sabor, sin químicos”, agregó Cruz.

Es por esto que el destilado es más suave al paladar que el que se prepara de manera ilegal, pero aún así conserva el sabor a ron con las notas de la fruta a base de la cual está preparado.

“Nosotros estamos legalizando el pitorro y trayéndolo a un nuevo nivel, a un nivel más puro, más claro, más agradable, que todo el mundo lo puede obtener y sobre todo que puede romper con la idea de que el pitorro es solo para beberse en Navidad”, señaló el comerciante.

“Queremos que el pitorro de nosotros sea para el año completo. Que cuando vayas a comer, te puedas dar un traguito como si fuera un cordial”, añadió.

¿Cómo nació Pito Rico?

Hace cuatro años, Cruz, un asiduo visitante de las ferias de artesanías y festivales de toda la Isla, recibió de un amigo la sugerencia de que incursionara en el negocio del ron artesanal durante un evento cultural.

“Eso sembró una semillita en mí, y lo estuve pensando por un tiempo, pero luego lo dejé descansar”, recordó. Poco menos de un año después, en otro festival, retomó el tema con ese amigo y decidió buscar estadísticas de compra y venta de alcohol, incluyendo un informe que detallaba que en Puerto Rico había una industria de ron clandestino que podía superar los $20 millones.

“A mí me sorprendió grandemente eso. Y pensé que si eso era lo que el Gobierno registraba, si era tanto dinero, hacer un negocio de pitorro era viable e incluso, que hacer un negocio legalizando el pitorro iba a traer erarios al Gobierno que no estaba teniendo ahora mismo. Por lo tanto, creí que iba a haber un buen respaldo por parte del Gobierno en la promoción de ese producto”, señaló.

Con esto en mente, el jayuyano, natural del barrio Mameyes, se dedicó a visitar a las distintas agencias pertinentes en búsqueda de orientación.

“El proceso con Hacienda tardó como un año, pero lo más tortuoso con esa agencia fue la inspección final, y lo logramos”, mencionó al señalar que él tenía proyectado abrir operaciones en septiembre pasado, pero con los trámites requeridos, tuvo que esperar hasta noviembre. A solo tres meses de su salida al mercado, Destilería Cruz produce unas 2,000 botellas diarias, dijo Cruz.

El logo del producto, un sol taíno derramando una lágrima, y su nombre, fueron también ideados por Cruz, quien buscaba destacar el valor cultural del ron artesanal y relacionarlo con sus raíces jayuyanas. El petroglifo del sol representa a su pueblo natal y la lágrima que brota de sus ojos es una referencia, según manifestó, a la manera en que se conoce al pitorro en algunas partes de Puerto Rico: lágrima del monte o lágrima del mangle.

Apoyado por el gobierno municipal

Con ofrecimientos sobre la mesa para establecer la destilería en Caguas o Yauco, el hombre de 63 años buscó el respaldo de su antiguo compañero de estudios y actual alcalde de Jayuya, Jorge González Otero. Su deseo era aportar al desarrollo económico de su pueblo.

“Yo estaba centrado en hacerlo acá y ayudar, así que me reuní con Georgie. Le pedí incentivos que me ayudaran a buscar muchos empleados. Lo que yo quería era crear empleos”, dijo Cruz, quien actualmente tiene en la destilería a unos 14 empleados, pero para mediados de año, espera duplicar ese número para poder operar en las noches.

“Él quedó entusiasmado y me dijo: ‘Vamos pa’adelante’. Parte de los incentivos que me dio es el alquiler de este edificio. Él me dio un precio bien especial. Este edificio estaba vacío y se había hecho, precisamente, para manufactura, pero no muchas empresas quieren venir para acá. Tenemos incentivos fiscales y la identificación de empleados por medio del consorcio”, indicó.

De igual forma, resaltó que el mandatario lo ha ayudado a promocionar el producto en las actividades organizadas por su administración, en la Asociación de Alcaldes, y con un “banner” en la página web de Jayuya.

“Estoy bien orgulloso de que estamos haciendo algo bueno, y además de eso, estamos creando empleos en un área deprimida como Jayuya, donde el porciento de desempleo es bien alto, está sobre el 24%. También estamos dejando un legado en el pueblo que me vio crecer”, concluyó.

Pito Rico tendrá presencia durante este fin de semana en las Fiestas de la Calle San Sebastián, que se celebran en San Juan. Allí, tendrán promotoras ofreciendo pruebas del pitorro y vendiendo “shots” del producto.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: