Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
11 de septiembre de 2012
Mi bienestar
 

Un poeta disléxico

PHILIP SCHULTZ, ganador del Premio Pulitzer, ofrecerá una charla sobre su lucha con este desorden del aprendizaje

 

Por Ileana Delgado / idelgado@elnuevodia.com

De niño no podía leer y se le hacía muy difícil concentrarse o prestar atención en una clase.

Como consecuencia, era objeto de burlas por parte de otros estudiantes y sus padres tuvieron que cambiarlo de escuela en varias ocasiones.

Aun así, nunca se rindió. Siguió tratando hasta que, a los 11 años, finalmente logró aprender a leer y decidió que quería ser escritor. Y contra todos los pronósticos, lo logró.

Ese mismo niño, Philip Schultz, es hoy un renombrado poeta norteamericano que ha publicado varias colecciones de poemas. Entre ellas, “Failure” (Fracaso) con la que ganó el premio Pulitzer en el 2008, uno de los galardones más preciados por escritores a nivel mundial. También es el autor del libro autobiográfico “My Dyslexia” (Mi dislexia), publicado el año pasado. Además es fundador y director de The Writers Studio, una escuela privada con sede en Nueva York donde se enseña ficción y poesía.

Nada mal para un niño que llegó a pensar que no era inteligente y que, según dice, siempre lo ponían con el grupo de estudiantes que le llamaban “Dummy Class”.

De hecho Schultz compartirá más de sus experiencias en una charla organizada por Multisensory Reading Centers of Puerto Rico, el viernes 14 de septiembre, en el Centro de Adiestramiento Profesional de la Universidad Sagrado Corazón. Como parte del evento, la doctora Rita Tamargo brindará orientación para identificar y ayudar a niños con dificultades en el aprendizaje.

En entrevista telefónica, el autor cuenta cómo se esforzó por salir adelante, a pesar de vivir en una época -la década del sesenta- en la que no se conocía ni se hablaba sobre la dislexia, un desorden que se caracteriza por la dificultad para aprender a leer, aún cuando la persona tiene la inteligencia adecuada.

“Yo lo descubrí a los 58 años, cuando mi hijo comenzó a tener los mismos problemas en la escuela. Y cuando le diagnosticaron dislexia, me di cuenta que yo tenía los mismos síntomas y que había una explicación racional, médica y científica para lo que otros veían como una estupidez obstinada”, confiesa.

Esa obstinación fue la que, con el tiempo, le ayudó a buscar formas de expresar lo que sentía. Así, se inventaba historias y escribía poemas, aunque no parecía ser muy inteligente en la mayoría de las materias académicas como las matemáticas y la ciencia, según el mismo acepta. Igualmente era un lector muy lento, necesitaba que alguien seleccionara cuidadosamente cada libro que leía y evitar cualquier lectura innecesaria.

“Yo aprendí poco a poco a poco y tenía que leer la misma línea más de una vez. Tenía un tutor y, también, mi madre me leía. Pero ellos no sabían lo que tenían que hacer o una técnica para enseñarme como se hace hoy”, recuerda Schultz, quien acepta que lo cambiaron de escuela en varias ocasiones.

“Solía sentarme solo en el patio o en el parque durante mucho tiempo soñando con aventuras. Un día imaginé que yo era otra persona y que podía leer. Y al imaginarme eso, la gran ansiedad que sentía desapareció y, poco a poco fui aprendiendo a leer”, cuenta el poeta, quien dice que, aunque en ese momento no lo sabía, más tarde lo ayudó a crear un método de enseñanza para estudiantes.

Pero la lucha con la lectura, aún hoy, es una constante en la vida de Schultz.

“Yo leo mucho, todo el tiempo. Pero lo hago muy despacio y dolorosamente; tengo que leer por lo menos dos veces antes de entender bien”, acepta el escritor, mientras asegura que ha conocido a cientos de personas que le cuentan que han crecido con el mismo problema.

De hecho, la realidad es que hoy se reconoce que la dislexia es una dificultad que tienen muchas personas, en especial los niños. Para superarla, necesitan ayuda para asociar los sonidos de las letras y que estas se vuelvan tangibles al decirlas, trazarlas y escribirlas. Es un desorden que, si no se atiende a tiempo, puede causar desánimo y hasta deserción escolar.Sobre la charlaCuándo: viernes, 14 de septiembreDónde: Centro de Adiestramiento Profesional de la Universidad Sagrado CorazónMás detalles: La charla, organizada por Multisensory Reading Centers of Puerto Rico, es gratuita y abierta al público en general;787-948-1071; multisensoryreadingcenterspr@gmail.com

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: