Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
29 de julio de 2013
Puerto Rico Hoy
 

Veinte mil estudiantes menos en las escuelas públicas

Se proyecta nueva baja en la matrícula en Educación

 

Por Keila López Alicea / keila.lopez@elnuevodia.com

Con una proyección de al menos 20,000 estudiantes menos, esta semana arranca el nuevo semestre en las escuelas públicas del país, el cual marcará el primer inicio de un año escolar para el secretario Rafael Román.

En siete años, el Departamento de Educación ha perdido alrededor de 100,000 estudiantes y la tendencia representa una oportunidad para que la agencia revise sus estrategias educativas y de planificación, de acuerdo con varios expertos consultados.

El pasado año escolar cerró con 441,068 estudiantes, según la información recopilada por la agencia en mayo. Para agosto, Educación estima que tendrá entre 415,000 a 420,000 estudiantes.

Ante este cuadro, el secretario de Educación indicó que no se proyecta el cierre de planteles para este año escolar, que inicia este jueves, cuando los maestros deben reportarse a las escuelas.

Sin embargo, el funcionario señaló -sin brindar mayores detalles- que hay varias escuelas con poca matrícula que estarán “en observación”.

La demógrafa Judith Rodríguez explicó que las principales razones para la merma estudiantil son dos: la emigración y la reducción en la tasa de natalidad que se viene registrando en la Isla hace una década.

“'Los efectos de la reducción en la tasa de fecundidad los ves a largo plazo. Cinco años atrás hubo pocos nacimientos y ahora se ve en que pocos estudiantes entran a la escuela. Asimismo, están emigrando gente joven con hijos pequeños y gente en edad casamentera que, aunque no se casan aquí, se van de Puerto Rico, se casan y tienen sus hijos allá”, señaló Rodríguez.

La demógrafa señaló que esta tendencia obligará a la agencia a revisar sus programas para la construcción de nuevas escuelas, sobre todo las de nivel elemental, y debe ser una oportunidad para concentrar esfuerzos en mejorar la calidad de la educación temprana.

“Si tenemos un problema en términos de la cantidad de niños por salón, ahora se debe aprovechar para reducir ese tamaño y contratar ayudantes y maestros suficientes para que las escuelas tengan personal para sustituir maestros y que los niños no tengan que estar fuera de la escuela si falta algún personal”, indicó Rodríguez.

El sociólogo y exsecretario de Educación César Rey argumentó, por su parte, que la baja en matrícula pondrá en relieve el “superávit” que existe de maestros de nivel elemental, al compararlos con los educadores de nivel secundario.

Ante esto, Rey destacó que la cantidad de estudiantes en el salón de clases es una situación que no solo le incumbe al Departamento de Educación, sino que también debe ser asunto de discusión en las universidades con programas de preparación de maestros, en las instituciones de educación superior y en las entidades que ofrecen servicios a desertores escolares, entre otros.

“Esto es un reto de planificación y de reorganización para el Departamento de Educación, pero además es algo que trasciende el Departamento de Educación. Esto tiene que ver con cómo nos visualizamos como país, qué oportunidades le vamos a dar a los jóvenes que abandonan la escuela, cómo vamos a fortalecer la escuela intermedia para que deje de ser esa válvula de escape por la cual se nos desangra el sistema y qué exigencias vamos a tener con esos futuros maestros”, comentó Rey.

Educación no posee un mecanismo para medir la deserción escolar, aunque tanto Rey como Rodríguez reconocieron que esta también debe jugar un papel sustancial en la merma estudiantil.

Más allá de achicar el número de las clases, la baja en la matrícula podría representar una reducción en la cantidad de fondos federales que recibe la agencia. El director de la Oficina de Asuntos Federales de la agencia, Ramón López de Azúa, reconoció en mayo pasado que la merma en matrícula podría provocar una baja en asignaciones de algunos fondos atados al número de estudiantes -como Título I, Título II-A y 21st Century Community Learning Centers- pero el impacto real se conocerá cuando se trabaje el presupuesto federal en septiembre.

Para el año fiscal 2012-2013, Puerto Rico recibió $81 millones menos para la educación de niños y jóvenes, de acuerdo con cifras provistas el año pasado por el Departamento de Educación federal.

A una semana para que los estudiantes lleguen a los salones de clase, el secretario de Educación ha asegurado que más del 90% de las escuelas están listas para el inicio del año escolar en términos de infraestructura.

El gerente general de la Oficina para el Mejoramiento de Escuelas Públicas (OMEP), Gabriel Franco, aseguró ayer que el 95% de las 1,033 escuelas a su cargo están listas.

Franco indicó que, al momento, no hay escuelas que con problemas de infraestructura que impida que reciban estudiantes el 6 de agosto.

“Bajo la política pública del gobierno, nosotros estamos haciendo un inventario de las escuelas que más necesidades tienen y las estaremos arreglando. Estaremos buscando fondos”, expresó Franco.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: