Top de la pagina

Voces

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
22 de marzo de 2013

El papa Francisco

JAIME TORRES TORRES

La sonrisa noble de Francisco, su saludo sencillo y el gesto humilde de invitar a orar por él y por su pontificado a los fieles de Roma y a los peregrinos congregados la noche de su elección en la Plaza de San Pedro son signos esperanzadores para la Iglesia de Jesucristo.

Cada papa tiene su mística y encanto. El cristiano católico maduro no formula comparaciones: él es el Vicario de Cristo. La elección de Francisco nos emociona sobremanera porque es el primer papa latinoamericano y el primero que pertenece a la Compañía de Jesús, orden fundada por San Ignacio de Loyola. Como jesuita, si revisamos su biografía y su gestión pastoral como arzobispo de Buenos Aires, Argentina, se ha distinguido por el servicio y su carisma misionero.

Monseñor Jorge Mario Bergoglio discrepó públicamente de la política del presidente Néstor Kirchner. “Los derechos humanos se violan no sólo por el terrorismo, la represión y los asesinatos, sino también por estructuras económicas injustas que originan grandes desigualdades”, denunció Bergoglio en una de sus homilías. Las discrepancias con los Kirchner se acentuaron cuando la presidenta Cristina Fernández impulsó en 2010 el reconocimiento jurídico del matrimonio homosexual en Argentina. Como arzobispo, el hoy papa Francisco formuló denuncias en contra del aborto, la trata de niñas, la liberalización de las drogas y sobre las condiciones de pobreza y desigualdad social en Buenos Aires.

Trasciende la contundente transparencia de su primera homilía, pronunciada al siguiente día de su elección, durante la misa celebrada junto a los cardenales en la Capilla Sixtina. “Cuando caminamos sin la Cruz, cuando edificamos sin la Cruz y cuando confesamos un Cristo sin Cruz, no somos discípulos del Señor: somos mundanos, somos obispos, sacerdotes, cardenales, papas, pero no discípulos del Señor”.

Y añadió: “Quisiera que todos, luego de estos días de gracia, tengamos el coraje -precisamente el coraje- de caminar en presencia del Señor, con la Cruz del Señor; de edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor, que ha sido derramada sobre la Cruz; y de confesar la única gloria, Cristo crucificado. Y así la Iglesia irá adelante”.

Los católicos hemos de orar al Señor para que el Espíritu Santo sostenga al papa Francisco en su pontificado y pueda llevar a cabo los grandes retos pastorales que hoy se le plantean a la Iglesia en el mundo.

  • 0Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Viernes 28 de noviembre de 2014
79ºF El Clima El Clima
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: