Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
25 de marzo de 2013
Béisbol
 

Wicho Figueroa regresa del Clásico a la pelota Doble A

A los 39 años, Figueroa sigue siendo un jugador productivo. De jugar en el Clásico Mundial de Béisbol regresó a la Doble A y el sábado fue el cuarto bate de Mayagüez

Por Héctor ‘Titito’ Rosa / Especial El Nuevo Día

Al llegar a las puertas del estadio Luis A. ‘Canena’ Márquez de Aguadilla, para el partido sabatino nocturno de la pelota Doble A, las muestras de cariño y respeto a Luis ‘Wicho’ Figueroa eran numerosas.

Es que luego de su destacada actuación con la novena boricua en el Clasico Mundial de Beisbol, el veterano pelotero se ha convertido en el “querendón del pueblo”, tal y como lo bautizó el dirigente nacional, Edwin Rodríguez.

El coro “Wicho, Wicho, Wicho”, que retumbó el estadio Hiram Bithorn luego del doblete impulsor de dos carreras en el partido ante Venezuela, silenció las críticas generadas luego de la selección de Figueroa para integrar la escuadra nacional.


Con 39 años de edad y sin contrato para jugar en el exterior, mientras la gran mayoría de sus compañeros se reintegraban a la acción con sus respectivas organizaciones de Grandes Ligas, Figueroa regresó a Puerto Rico para defender los colores de los Tarzanes de Mayagüez en el béisbol Doble A.

Su triunfal regreso a la novena mayagüezana llegó acompañado de un nuevo reto. Defendería la segunda almohadilla y sería el cuarto bate de la alineación del equipo.

“Nunca había sido cuarto bate en mi vida. Ese ‘line up’ tengo que guardarlo”, dijo entre risas Figueroa, uno de los tres jugadores refuerzos con experiencia profesional de Mayagüez.

Con el aplauso de los fanáticos presentes, y ante el coro que hicieron algunos de “Wicho, Wicho, Wicho”, Figueroa consumió su primer turno del juego en la primera entrada.

Y una vez más la veteranía se impuso. Ante los envíos del derecho Juan Hernández, conectó el sencillo que remolcó la primera carrera de los Tarzanes, que finalmente vencieron 11-4 a los Tiburones de Aguadilla, equipo en el que Figueroa dio sus primeros pasos antes de saltar al profesionalismo en el 1997.

“Hay que tener la mente bien clara en lo que uno tiene a su mano. Ahora mismo yo no tengo ningún contrato y si aparece uno ya yo tengo un contrato con los muchachos en Mayagüez... Ahora tengo que disfrutar el momento”, resaltó.

Antes del Clásico Mundial de Béisbol, Figueroa jugó seis partidos con los Tarzanes. Su promedio era de .269 con siete imparables.

“Estar ahora en la Doble A es una página nueva en mi libro. Me gusta mucho. Aquí hay un talento increíble... Jugar Doble A no es como mucha gente lo pinta, no es fácil. Hay que adaptarse a la liga porque hay buena competencia”, dijo el veterano pelotero.

Figueroa confesó que mientras jugaba en el profesionalismo siempre tuvo en mente regresar al béisbol Doble A.

“Muchas personas que a lo mejor no tienen los recursos para llegar a un parque profesional a verme ahora tienen la oportunidad de ver un poquito de ‘Wicho’ Figueroa”, explicó.

Paso al ‘wichoteo’

La invitación de Rodríguez a Figueroa para jugar con el Equipo Nacional sorprendió a un sector de la fanaticada puertorriqueña. El veterano pelotero añoraba vestir los colores patrios y así se lo hizo saber al dirigente nacional durante la pasada temporada del béisbol invernal.

“Cuando empezó la temporada yo estaba con los Cangrejeros de Santurce y fuimos a jugar un juego contra Carolina, Edwin (Rodríguez) era el dirigente de Carolina y cuando fui a saludarlo le dije: ‘Este es el año que voy a intentarlo una vez más. Si no voy al Clásico, me retiro’”, expresó Figueroa.

El jugador del cuadro interior le aseguró al dirigente nacional que no le fallaría y que trabajaría duro para defender la novena nacional.

“Edwin (Rodríguez) siempre me dijo: ‘Tranquilo, tú vas a estar ahí, tú estás sembrado ahí’. Fuimos a jugar un día a Juncos y llega Yadier Molina y me dice: ‘Te felicito, bienvenido, voy a jugar contigo en el Clásico’”, contó.

En el Clásico, Figueroa bateó para .273 con tres incogibles en once turnos. Remolcó tres carreras.

“La oportunidad de estar con el equipo de Puerto Rico me permitió demostrar que yo pude haber estado en otros clásicos mundiales... Fue una experiencia grande, inmensa. El fruto que nosotros logramos fue algo histórico, la unión de un pueblo. Fue lo más importante”, indicó.

“Ninguna persona que tenga 39 años espera estar en un Clásico Mundial. Ya a los 39 años muchos están retirados, muchos de ellos son coaches, ayudando a personas jóvenes, y yo tengo la suerte y la dicha que Dios me ha dado esa habilidad de poder jugar y representar a Puerto Rico a mis 39 años”, añadió.

Su momento más memorable en el evento internacional será el turno ante Venezuela. Con dos eliminados en la parte alta de la octava entrada y Francisco “K-Rod” Rodríguez en el montículo, Figueroa entró de bateador emergente y conectó un doble impulsor de dos carreras que puso el marcador seguro 6-2.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: