El colapso del monte Etna podría representar un peligro para los habitantes de Sicilia, en Italia. (semisquare-x3)
El colapso del monte Etna podría representar un peligro para los habitantes de Sicilia, en Italia. (Instagram/@pizzutoroberto)

Desde hace tiempo, expertos han señalado que el volcán Etna, en la isla italiana de Sicilia, se hunde cada año 1.1 pulgadas, de manera lenta pero constante, aunque no lo hace de forma homogénea, sino que sólo se derrumba en uno de sus lados. 

Un equipo de científicos, comandado por Morelia Urlaub, del Centro Helmholtz para la Investigación Oceánica en Kiel (Alemania), recopilaron medidas de sensores de presión, con los que detectaron a detalle los movimientos más leves de un lado, lo que permitió demostrar que las causas del hundimiento se deben a la gravedad. 

Esta investigación también señala que si bien es cierto que el magma que proviene del interior del volcán genera presión y desempeña un importante papel en el hundimiento de Etna hacia al mar, los expertos opinan que esto influye en menor medida que la fuerza gravitacional. 

"No podemos excluir que el movimiento de un lado evolucione hacia un colapso catastrófico, lo que representa un peligro mucho mayor de lo que se pensaba anteriormente. El peligro de que un lado colapse podría subestimarse en otros volcanes situados en costas y en islas oceánicas, donde se desconoce la dinámica de los flancos sumergidos", escriben los investigadores en su estudio titulado “Colapso gravitacional del flanco suroriental del Etna”, publicado en la revista Science Advances.

Este riesgo implicaría que el monte también podría colapsarse y provocaría un tsunami que afectaría al Mediterráneo oriental.

"Los colapsos catastróficos de volcanes insulares o costeros representan la mayor amenaza, ya que el repentino desplazamiento de grandes cantidades de material en el agua puede provocar tsunamis con efectos extremos", advierten científicos en esta investigación. 

Aunque les resulta casi imposible saber cuándo podría ocurrir una aceleración en este deslizamiento de tierra, los especialistas señalan que hay monitores permanentemente conectados a Etna desde hace 30 años, pero debido a la edad de este volcán, de unos 5,000 años, señalaron que lo único que puede hacer al respecto la población es estar conscientes de este peligro, además de estar prevenidos en caso de una emergencia.


💬Ver 0 comentarios