(semisquare-x3)
El géiser que se forma aparece porque faltan elementos de la plataforma (NASA).

Cuando una nave es propulsada al espacio se libera una enorme cantidad de energía y se registra un gran aumento de la temperatura.

Es por ello que la NASA desarrolla un sistema que ayude a disminuir estos efectos para una misión programada para junio de 2020, en la que lanzarán una nave de gran tamaño.

Dicho sistema se probó en el Centro Espacial Kennedy en Florida, y consiste en liberar 1 millón de litros de agua durante la ignición y la elevación de la nave, para proteger la plataforma y el resto de la estructura de ese ambiente extremo a nivel de temperatura y acústica.

Este torrente de agua llega a elevarse hasta 98 pies y busca reducir esa enorme dosis de calor y energía que se genera en el lanzamiento de una nave espacial.

La cantidad de agua utilizada es el equivalente al volumen de agua necesaria para llenar una piscina olímpica, y esta es liberada en alrededor de un minuto.

La NASA difundió un vídeo de las pruebas realizadas el pasado 15 de octubre en la plataforma 39B del centro espacial Kennedy, después de que se aplicasen correcciones en cuanto al control de corrosión y algunos reemplazos de partes del sistema, como válvulas y tuberías, con respecto a anteriores pruebas.

Según revela la agencia espacial, el sistema reduce los efectos de la energía acústica, así como la presión del sonido que experimenta el vehículo durante el ascenso. Primero se probó con unos 570,000 litros, y a medida que se ha ido corrigiendo se aumentó la cantidad de agua para este segundo test.

Además, explica que el géiser que se forma aparece porque faltan elementos de la plataforma, y que una vez esté todo, el agua fluirá a través de las tuberías para salir a través de sus boquillas.

Parte del agua se evaporará, pero el resto cae en los canales y estanques preparados o bien se drena si queda en la superficie.


💬Ver 0 comentarios