Primer tren impulsado por hidrógeno de Alemania (semisquare-x3)
Si bien un tren de hidrógeno es más costoso que un diésel, "operarlo es más barato". (Alstom)

Los últimos tres años han sido los más calurosos de los que se tiene registro. La temperatura mundial en 2017 superó aproximadamente en 33.98 °F a la de la era preindustrial, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM). El aumento de la temperatura es resultado de la concentración de dióxido de carbono y otros contaminantes en la atmósfera.

Una porción considerable estos gases contaminantes procede de los medios de transportes. No obstante, las cosas empiezan a cambiar.

Alternativa prometedora

El grupo francés Alstom puso en operaciones comerciales, en Alemania, el Coradia iLint, el primer tren que funciona con hidrógeno, una iniciativa destinada a evitar el uso de diésel en las líneas férreas sin electrificar.

Se trata de un vehículo que no emite gases perjudiciales para el medioambiente -solo vapor de agua-, hace poco ruido y tiene una autonomía de 620 millas.

La tecnología es presentada por el grupo como una prometedora alternativa, relativamente barata, al diésel para las líneas no electrificadas.

Dos de estos trenes ya iniciaron sus recorridos entre Cuxhaven, Bremerhaven, Bremervörde y Buxtehude, una línea de 62 millas de Baja Sajonia por donde circulan trenes diésel.

¿Cómo funciona?

El tren de hidrógeno funciona en base a unas celdas de combustión que generan electricidad a través de una combinación de hidrógeno y oxígeno, la cual únicamente produce emisiones de vapor y agua.

El exceso de energía se almacena en baterías de iones de litio a bordo del tren, al igual que la energía liberada durante el proceso de frenado.

El tanque del Coradia iLint se carga en 15 minutos y puede recorrer hasta 620 millas, es decir, tanto como un tren que funciona con diésel.

Y si bien un tren de hidrógeno es más costoso que un diésel, "operarlo es más barato", subraya Stefan Schrankl, gerente del proyecto de Alstom.

Mayor desarrollo

Aunque el hidrógeno es el elemento más abundante del Universo, aún se tiene que mejorar la tecnología para producirlo. Hoy en día, los métodos para su obtención suelen utilizar combustible fósil, lo que aumenta las emisiones de CO2.

Por otro lado, se puede conseguir hidrógeno a partir de agua, utilizando células solares, pero este procedimiento dobla el costo de producción.


💬Ver 0 comentarios