BepiColombo (semisquare-x3)
BepiColombo viaja rumbo al planeta más pequeño y cercano al Sol del sistema solar. (ESA)

BepiColombo despegó con éxito rumbo al planeta más pequeño y cercano al Sol de nuestro Sistema Solar: Mercurio. Se trata del inicio de una complicada misión conjunta de la Agencia Espacial Europea y la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial para desvelar los secretos de ese planeta.

Le espera un viaje de siete años y dos meses hasta que el satélite se coloque en la órbita de Mercurio. Según lo previsto, las operaciones científicas comenzarán en marzo de 2026 y se desarrollarán durante un año, que podrá extenderse por otro año más.

El módulo de transferencia y los dos orbitadores, uno desarrollado por la Agencia Espacial Europea (ESA) y otro por su homóloga japonesa, JAXA, con la que se lanza conjuntamente el proyecto, partieron del centro espacial de Kurú, en la Guayana Francesa, el pasado sábado.

El despegue a bordo de una nave Ariane 5 respetó el horario previsto y la fase de lanzamiento se dio por concluida 26 minutos y 47 segundos después.

El trabajo conjunto de los dos orbitadores estudiará el origen y evolución del planeta, su composición, su exosfera y magnetosfera, y complementará el realizado por las dos únicas naves que lo han visitado hasta la fecha.

La misión Mariner 10 lo sobrevoló y ofreció sus primeras fotografías de cerca tomadas entre 1974 y 1975, y Messenger, también estadounidense, lo sobrevoló en 2008 y 2009 y fue la primera en orbitarlo, entre 2011 y 2015.

Esas misiones aportaron respuestas, pero también plantearon nuevas preguntas. BepiColombo buscará confirmar la existencia de hielo, explicar la contracción del interior del planeta o por qué su campo magnético está a 248 millas de su centro.

De acuerdo con el director de la Agencia Espacial Europea, los costes de la misión "BepiColombo" ascienden a más de $2,300 millones.

Además de cara, se trata de una misión especialmente complicada cuya preparación se ha prolongado durante casi 20 años debido a las inhóspitas condiciones que hay en las proximidades de Mercurio y que obligaron a los científicos a desarrollar tecnología específica.

La sonda toma su nombre del matemático italiano Bepi (Giuseppe) Colombo (1920-1984), quien en el pasado calculó trayectorias para llegar a Mercurio.


💬Ver 0 comentarios