Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Enerys Pagán (vertical-x1)
Enerys Pagán Olaguibel presentó la primera fase de su propuesta ambiental de purificar el dióxido de carbono utilizando la energía del plasma. (Ana María Abruña Reyes)

Sorprendidos y emocionados.

Así se siente la joven puertorriqueña Enerys Pagán Olaguibel y su familia luego que la estudiante de 16 años obtuviera una medalla de plata en la categoría Ambiente de la competencia internacional Golden Climate International Environmental Project Olympiad, que se llevó a cabo esta semana en la ciudad keniana de Mombasa, África.

En entrevista telefónica con este medio, desde ese lejano continente, la progenitora de la estudiante de la escuela especializada en Ciencias y Matemáticas Brígida Álvarez Rodríguez, en Vega Baja, Enerys Olaguibel, contó que ganar ese premio había sido “bien emocionante” para ellos por la complejidad de los proyectos presentados por los estudiantes que compitieron.

“Realmente ha sido bien emocionante. Enerys ha competido internacionalmente anteriormente, pero esta competencia era bien fuerte. Es por esto que nosotros no esperábamos ganar. Imagínate, de América sólo había dos representantes: uno de México y nosotros. Y sólo nosotros ganamos”, explicó Olaguibel, quien acompañó a su hija a la competencia celebrada en la Light Academy International School en Mombasa.

Pagán Olaguibel, que al momento de la llamada de este medio estaba dormida, presentó la primera fase de una propuesta ambiental para purificar el dióxido de carbono utilizando la energía del plasma, tecnología que se utiliza en la industria militar para separar el oxígeno del carbono, precisó el DE en un comunicado de prensa.

El experimento encabezado por la boricua busca reducir los niveles de contaminación ambiental. El dióxido de carbono es uno de los mayores contaminantes del aire, indicó la dependencia estatal.

Sobre este particular, Olaguibel contó que la idea del proyecto surgió de una propuesta que le hizo el profesor Ramón Rivera Varona, quien funge como su mentor en el Laboratorio de Plasma de la Universidad Politécnica de Puerto Rico, en San Juan.

“Ella (Enerys) lleva tres años trabajando en el Laboratorio de plasma de la Politécnica, y su mentor le habló de una tecnología de escudo de plasma que se usa para propósitos militares. El plan era usarla para propósitos no militares”, compartió la progenitora.

Para lograr su cometido, la joven utilizó una máquina de plasma que tiene la Universidad Politécnica en el mencionado laboratorio.

Según consta en el portal de esta universidad, el Mirror and Cusp Plasma Machine fue construido por el Programa de Plasma del Departamento de la Defensa de Estados Unidos. La máquina fue diseñada y construida con las especificaciones pedidas por el grupo de científicos involucrados en el programa de investigación sobre plasma de la Universidad de Missouri-Columbia. Luego de unos 10 años de experimentos, el equipo fue donado a la Universidad Politécnica, donde aún se encuentra.

“Esta es una primera fase del proyecto. Lo que se busca es crear una máquina más costo eficiente que pueda hacer este proceso”, puntualizó Olaguibel.

La mamá de la alumna recordó que su hija demostró desde pequeña su disposición para la investigación científica. “Yo soy química, así que en casa la ciencia siempre ha estado presente. Yo recuerdo que cuando ella era pequeña, cogía todas mis cremas, champús y acondicionadores para hacer mezclas para ver qué salía. Su laboratorio, era la bañera”, dijo riendo.

Pagán Olaguibel contó con el apoyo de la Oficina para la Promoción de la Excelencia Académica Estudiantil del DE para realizar su viaje a África. La agencia brinda apoyo a seis escuelas especializadas de ciencias y matemáticas del DE para jóvenes que comparten el interés por la investigación ambiental.


💬Ver 0 comentarios