(horizontal-x3)
Si bien la evolución históricamente ha eliminado ciertas especies, la situación actual podría representar serios peligros (EFE).

El ser humano habita la Tierra desde hace miles de años, sin embargo, la contaminación y explotación de recursos son elementos que provocan una inevitable desaparición de algunas especies. Nuestro paso por este planeta, sin duda, es más relevante y destructor de lo que pensamos.

Un artículo publicado por investigadores del University College de Londres en el portal The Conversation señala que el proceso de extinción de especies se acelera hasta 1,000 veces y es probable que las tasas futuras sean 10,000 veces mayor.

Los científicos Elizabeth Boakes y David Redding mencionan que si bien la evolución históricamente ha eliminado ciertas especies, la situación actual podría representar serios peligros.

Los expertos mencionaron en el sitio que los ecosistemas mantienen estable al planeta y proporcionan servicios esenciales para el bienestar humano. El daño ambiental causado por la extracción de recursos y los enormes cambios que los humanos han ocasionado en el paisaje, parecen ser de un riesgo extremadamente alto.

Por esto, los científicos consideran importante tomar partido en el impacto que estamos generando como especie en el desarrollo de otras, puesto que la extinción se ve agravada por la pérdida de hábitat, la caza, el cambio climático o especies modificadas.

Lo más preocupante es que se cree que existen muchas especies en peligro de extinción que aún no han sido registradas como tal. No obstante, otras, como las ranas, son unas de las más sensibles, con tasas de extinción estimadas de hasta 45,000 veces su velocidad natural. La rana dorada panameña, por ejemplo, no se ha visto en la naturaleza desde 2007.

Así, los autores del escrito destacan que los animales con un cuerpo grande son más propensos a este peligro, igual que las especies que se encuentran al comienzo de la cadena alimenticia. 

Por su parte, las plantas epífitas -aquellas que crecen sobre otros vegetales, que emplean como soporte- y las de florecimiento tardío también son más vulnerables ante esta amenaza.

En cualquier caso, el riesgo de extinción es sustancialmente mayor para los grupos de especies con pocos parientes cercanos o que viven en un mismo hábitat amenazado por la contaminación y la sobrexplotación.


💬Ver 0 comentarios