(horizontal-x3)
La prueba estuvo a cargo del neurobiologista de UCLA, David Glanzman (UCLA).

Científicos de la Universidad de California en Los Ángeles, realizaron un extraño experimento con caracoles de mar a los que, aseguran, fueron capaces de trasplantarles la memoria.

Puede sonar algo de ciencia ficción, pero en verdad se trata de un traspaso de reacciones frente a ciertos estímulos más que recordar cosas específicas.

La prueba, a cargo del neurobiologista de UCLA, David Glanzman, fue publicada en la revista eNeuro esta semana y detalla un proceso en que sometieron a caracoles de mar, a los que se les implantaron cables en sus colas para darles descargas eléctricas.

Con este proceso, los animales tenían reacciones como contraer sus agallas, algo que luego se pudo observar en los otros caracoles.

Para hacer el "trasplante de memoria", los científicos obtuvieron ácido ribonucleico (RNA) de los animales y luego lo inyectaron en nuevos caracoles. Con sorpresa, el equipo de Glanzman descubrió que realmente los sujetos de prueba habían adquirido la sensibilidad ante los estímulos, a pesar de nunca haberlos vivido, sugiriendo así, que cierto tipo de memoria había sido traspasada con el RNA.

Esta memoria, explica el investigador, es "un tipo específico, no relacionada con la clase de recuerdos que nos dicen que es lo que nos pasó en nuestro quinto cumpleaños o quién es el Presidente". Más bien, tiene relación con sensaciones más rápidas ante ciertas situaciones y entrega pistas sobre dónde se almacena esta información en los organismos, descartando que esté todo en el cerebro.

Científicos que no participaron en el trabajo miran con escepticismo los resultados. La académica de memoria en la Universidad de Cardiff, Seralynne Vann, comenta que "aún se requiere más investigación para determinar si estos resultados son firmes y entender qué es lo que está detrás de todo este proceso".


💬Ver 0 comentarios