(horizontal-x3)
Fragmento de pelvis que se presume perteneció a San Nicolás en el siglo IV. (T. Higham & G. Kazan)

Uno de los más grandes misterios en la historia de la humanidad se va revelando poco a poco. Gracias a un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford, fueron descubiertos los que parecen ser los restos auténticos de San Nicolás de Bari, quien inspiró a fomentar la leyenda de Santa Claus.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos elaboraron un análisis mediante pruebas de carbono a un fragmento de hueso localizado. Estos resultados lograron establecer que las fechas de estas reliquias provienen del siglo IV, épocas en la que los historiadores registraron la muerte del santo, informó la universidad en un comunicado. 

Tom Higham y Georges Kazan, directores del departamento de reliquias del Centro Keble de Estudios Avanzados de la Universidad de Oxford, informaron que algunos de los restos fueron donados a otras iglesias. Sin embargo, contaron con la fortuna de obtener parte de los mismos para su estudio.

“Los huesos podrían ser en principio auténticos y pertenecer a San Nicolás de Bari”, agregaron los científicos. Las reliquias del santo reposan en la basílica homónima de la ciudad italiana de Bari desde 1087. Se cree que el personaje vivió y fue obispo de la ciudad de Mira.

Para poder corroborar y lograr avanzar en estas investigaciones, se tiene programado realizar exámenes de ADN con pequeñas partes de otras reliquias de este santo que fueron enviadas a Venecia, Italia, y de esta manera dar un paso más a la confirmación de esta teoría.

La leyenda señala que en el siglo IV existió una persona de gran generosidad que lo convirtió en uno de los símbolos de la Navidad, para ser así el hombre que trae regalos a los niños.

De acuerdo a los registros históricos, San Nicolás sufrió de persecuciones por parte del emperador Diocleciano, por lo que murió en Turquía, donde sus restos inclusive ya son objeto de veneración. La historia indica que después de su muerte los restos de San Nicolás fueron trasladados a Bari por unos marineros italianos.

Evidentemente las conclusiones de estas investigaciones no significan al cien por cien que los restos humanos analizados pertenecieran realmente a San Nicolás de Bari, pero sí suponen un dato más a favor de que esta leyenda pudo ser real.


💬Ver 0 comentarios