El objetivo de este experimento es crear una red social de cerebros. (semisquare-x3)
El objetivo de este experimento es crear una red social de cerebros. (YouTube/ Real Magnum)

La tecnología sigue dando pasos agigantados, y ahora un grupo de expertos en neurofisiología realizó un revolucionario experimento que abre las puertas a la telepatía, en el que logró establecer conexión directa entre tres cerebros humanos, con el cual los involucrados pudieron intercambiar información sin la necesidad de utilizar palabras o símbolos. 

Esta tecnología llamada electroencefalografía facilita el registro de patrones neurales a través de electrodos que se instalan en la cabeza, mientras la estimulación magnética transcreanal (EMT) garantiza el proceso inverso. 

Gracias a los especialistas de las universidades de Washington y Carnegie es que se creó esta primera versión del llamado “Internet de los cerebros” o BrainNet, con el que se pudo vincular los cerebros de los tres voluntarios que se encontraban en lugares distintos. 

“El resultado abre las posibilidades de crear futuras interfaces cerebro-cerebro, que garantizarán la búsqueda colectiva de soluciones para cualquier tarea mediante una 'red social' de cerebros conectados", según explican los autores del nuevo estudio.

En una de las pruebas los participantes tuvieron que jugar con una versión simplificada de Tetris, donde sólo tenían que elegir si rotaban o no la figura 180 grados.

Sin embargo, había un grado de dificultad, pues la persona que tomaba la decisión no veía la parte inferior de la pantalla, mientras que los otros dos participantes sí podían ver la pantalla completa.

Tal como se muestra en la imagen que a continuación se presenta, las dos personas que observaban el juego en la pantalla completa transmitían sus decisiones al cerebro del receptor a través de una estimulación magnética del córtex occipital, parte del sistema visual de la percepción.


De esta manera, el receptor integra la información recibida y entonces decide si el bloque debe girar o permanecer en su posición.

Pese a que la transmisión de señales resultó ser muy lenta, los científicos estuvieron muy contentos con el experimento, aunque prevén perfeccionar esta tecnología y alcanzar mejores resultados para desarrollar la tecnología EMT, y garantizar una conexión relativamente estable y clara sin penetrar en el cráneo.


💬Ver 0 comentarios