La única forma de obtener una extinción masiva global como esta es un efecto atmosférico (Shutterstock).

Hace aproximadamente unos 66 millones de años un asteroide se impactó con el planeta Tierra. Como consecuencia, los dinosaurios, que eran los que predominaban en espl mundo en ese periodo, quedaron extintos al igual que otras especies de animales y de plantas. 

Muchas teorías giraban alrededor sobre cuál fue el verdadero motivo por el que los dinosaurios habían desaparecido, sin embargo, la más aceptada fue la que indica que tras caer un asteroide y estrellarse contra el planeta, el impacto provocó incendios forestales, tsunamis y arrojó tanto azufre a la atmósfera que bloqueó el Sol, lo que provocó el enfriamiento global que finalmente condenó a los dinosaurios y terminó con el 75% de toda la vida en la Tierra.

Ese es el escenario que los científicos habían señalado, pero hasta ahora fue confirmado debido a que un equipo internacional dirigido por la Universidad de Texas, el cual incluye también a investigadores del Imperial College London, encontró evidencia sólida en las rocas que llenaron el cráter donde se estrelló el asteroide dentro de las primeras 24 horas después del impacto.

Al analizar las rocas que se encontraban en el cráter de casi 93,205 millas de diámetro, escondido debajo de la península de Yucatán y el Golfo de México, los científicos encontraron evidencia de que un océano resurgido y un tsunami arrastraron material hacia el cráter formado por el asteroide. 

También encontraron carbón vegetal de incendios forestales, que junto con hollín, azufre y polvo estallaron en la atmósfera, bloquearon el Sol y provocaron un enfriamiento global.

Este estudio ofrece una mirada más detallada hasta la fecha de la catástrofe que terminó con la era de los Dinosaurios, dijo Sean Gulick, profesor de investigación del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (UTIG) en la Escuela Jackson, de geociencias.

"Es un registro ampliado de eventos que pudimos recuperar desde la zona cero. Nos informa sobre los procesos de impacto desde la ubicación de un testigo ocular”, comentó Gulick, quien dirigió el estudio y co-dirigió la misión de perforación científica del Programa Internacional de Descubrimiento del Océano 2016, que recuperó las rocas del sitio de impacto en alta mar. 

En solo un día, se acumularon casi 426 pies de rocas dentro del cráter, una tasa que se encuentra entre las más altas jamás encontradas en el registro geológico. Esta tasa de acumulación significa que las rocas registraron lo que estaba sucediendo en el ambiente dentro y alrededor del cráter en los minutos y horas posteriores al impacto, y también pueden darnos pistas sobre los efectos más duraderos del impacto.

Los investigadores creen que el asteroide golpeó con el poder equivalente a 10 mil millones de bombas atómicas del tamaño utilizado en la Segunda Guerra Mundial. El evento de impacto incendió árboles y plantas que se encontraban a miles de millas de distancia y provocó un tsunami masivo que llegó hasta el interior de Illinois, a 1,242 millas de distancia.

La profesora Joanna Morgan, del Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería de Imperial, que codirigió el proyecto para perforar el cráter y fue coautora del nuevo estudio, dijo: “Al menos 325 mil millones de toneladas métricas de azufre habrían sido liberadas por el impacto”.

"Eso es aproximadamente 10,000 veces más que la cantidad de azufre liberado durante la erupción de Krakatoa en 1883, que enfrió el clima de la Tierra durante cinco años”, añadió.

Es así como se llegó a la conclusión de que fue el cambio en el clima global lo que causó una extinción masiva, matando a los dinosaurios junto con la mayoría de la vida en el planeta en ese momento, y no precisamente el impacto del asteroide que bien causó una destrucción masiva, pero a nivel regional.

"El verdadero asesino tiene que ser atmosférico. La única forma de obtener una extinción masiva global como esta es un efecto atmosférico”, dijo Gulick.


💬Ver 0 comentarios