(horizontal-x3)
Esta cría de mamut tiene una antigüedad de más de 28,000 años. (Twitter / Kindai University )

Esta vez la realidad superó a la ficción, y como si se tratara de una película de Jurassic Park, un grupo de científicos japoneses  logró revivir las células de un mamut llamado Yuka, que vivió hace aproximadamente 28,000 años en la república rusa de Sajá. 

La investigación, que estuvo a cargo de la Universidad de Kindai, en Japón, se realizó a través de trasplantes de núcleos celulares de la médula ósea, en combinación con el tejido muscular de Yuka a ovocitos de ratón. 

Afortunadamente, los restos de la cría de mamut se encontraban en muy buen estado y conservados por el permafrost de Siberia, lo que facilitó el proceso que dio como resultado que en 21 de los 24 núcleos celulares insertados se observó signos de actividad biológica. 

Kei Miyamoto, uno de los encargados de esta investigación, señaló que cinco de estos núcleos mostraron las reacciones biológicas que ocurrieron justo antes de que comience la división celular. 

En entrevista para la revista Nature, Miyamoto explicó: “Esto sugiere que, a pesar de los años que han pasado, la actividad celular aún puede ocurrir y partes de ella pueden recrearse”. 

Sin embargo, en ninguno de ellos se observó la división celular, la cual es necesaria para el nacimiento (en este caso renacimiento) de un mamut, por lo que los científicos sostienen que esto se debe al daño del ADN. 

"También hemos aprendido que el daño a las células fue muy profundo posiblemente debido al daño extenso del ADN de los núcleos transferidos", señaló el investigador.

Pese a ello, esto simbolizó un gran avance para los especialistas, quienes aún creen que hay bastantes posibilidades de lograr su objetivo y pronto ver a un mamut caminando en un zoológico. 


💬Ver 0 comentarios