Así quedó el batey luego del impacto con una maquinaria sobre el yacimiento (semisquare-x3)
Así quedó el batey luego del impacto con una maquinaria sobre el yacimiento. (Suministrada)

Un histórico batey taíno localizado en unos terrenos privados en la carretera PR-140 de Jayuya fue vandalizado, denunció hoy el arqueólogo Adalberto Alvarado.

Según Alvarado, los propietarios del lugar buscan convertir el área en un sembradío, pero que no cuentan con los permisos requeridos por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales ni del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP). Este medio le pidió una reacción al ICP, pero al momento no ha recibido respuesta.

Según Alvarado, el batey tiene 1,200 años de historia y en el lugar no se cultiva desde hace más de 60 años. 

El área del batey estaba cubierta por vegetación. (Suministrada)

“Los dueños se metieron al terreno, removieron terreno y la corteza e impactaron el batey”, denunció el arqueólogo en entrevista telefónica con El Nuevo Día.

Alvarado contó, además, que se extrajeron diez piedras arqueológicas de la hilera norte del batey. Estos espacios están compuestos por rocas que delimitan el área en el que los indios taínos realizaban sus rituales y actividades cívicas. 

“Ese yacimiento era de uno de los yacimientos que tenía menos impacto en el pueblo”, explicó el investigador graduado de la Universidad de Puerto Rico.

Alvarado supo de la situación porque tras el paso del huracán María está a cargo de un estudio sobre el estado de los bateyes indígenas que fueron impactados por el ciclón.

Tres de las piedras impactadas en el yacimiento. (Suministrada)

El arqueólogo sometió hoy una querella ante la Policía por violación a la Ley 112, que establece que como patrimonio de Puerto Rico a “todo sitio, objeto, yacimiento, artefacto, documento o material arqueológico que sea reliquia del pasado del hombre”.

Dicho estatuto establece que cualquier persona que destruya o mutile un yacimiento o sitio arqueológico se expone a una multa de $5,000 o una de pena de cárcel por un término fijo de tres años.

Alvarado también denunció ante las autoridades que los dueños del terreno lo amenazaron verbalmente tras su visita hoy al batey.

“Mi reclamo es que se desista el impacto de ese yacimiento y que se hagan unos estudios pertinentes, ya que ese es una de las áreas más intactas que tiene Jayuya”, acotó.


💬Ver 0 comentarios