Descubren los fósiles de un mamífero, con 38 crías, de hace 184 millones de años  (semisquare-x3)
Son los únicos fósiles conocidos de bebés de un pariente extinto de mamífero que vivió durante el Jurásico temprano. (University of Texas at Austin)

Londres - Investigadores estadounidenses han descubierto fósiles de un animal similar a un mamífero adulto con 38 crías de hace 184 millones de años, un hallazgo que arroja luz sobre la evolución del sistema de reproducción de este tipo de animales, según un estudio que publica hoy la revista Nature.

Científicos de la Universidad de Texas (EE.UU.) han detectado en Arizona los restos de un grupo de especímenes de Kayentatherium wellesi, perteneciente a un grupo de animales de características similares a los mamíferos conocido como tritilodóntidos.

Los mamíferos son animales cuyas crías se desarrollan en el vientre materno y se alimentan con leche tras el nacimiento, en lugar de reproducirse por un sistema ovíparo.

A medida que esa forma de reproducción se fue perfeccionando, los mamíferos fueron teniendo una descendencia cada vez menos numerosa y se produjeron cambios morfológicos en sus cráneos para poder acomodar cerebros más voluminosos.

Estudiar ese proceso es, sin embargo, complicado para los científicos, dado que en raras ocasiones se han encontrado fósiles relevantes de individuos jóvenes, y son todavía más extraños los restos de animales recién nacidos o fetos.

El grupo de la Universidad de Texas, dirigido por Eva Hoffman, ha identificado a un numeroso grupo de especímenes jóvenes de wellesi del periodo Jurásico temprano junto a un individuo adulto, presumiblemente su madre.

Esa prole contiene 38 individuos, más del doble de lo que sería esperable en un mamífero, y comparable con la descendencia de los reptiles.

La forma del cráneo de los ejemplares jóvenes es similar a la del adulto, aunque varía en tamaño, lo que sugiere que se desarrollaron de una forma análoga a los reptiles, sin sufrir el alargamiento del cráneo que se observa en los actuales mamíferos al madurar.

El tamaño inusual de la camada, así como la uniformidad craneal, apoyan la hipótesis de que la evolución hacia un cerebro fue el principal motor que impulsó el desarrollo del actual sistema de reproducción de los mamíferos, según los investigadores.


💬Ver 0 comentarios