Este estudio deja claro que aún existe una gran biodiversidad animal que el hombre no ha descubierto (Shutterstock).

Un nuevo análisis realizado por un equipo de investigadores del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, encontró que, dentro de las anguilas eléctricas, hay dos especies que generan una mayor potencia eléctrica, ya que son capaces de descargar 860 voltios de electricidad. 

Anteriormente, los investigadores habían identificado solo una especie de anguila eléctrica desde que el taxonomista Carl Linnaeus descubriera por primera vez a estas criaturas hace 250 años. 

Sin embargo, fue hasta ahora que los científicos se preguntaron si había solo una especie de anguila eléctrica, y fue por ello que realizaron un análisis en la Cuenca del Amazonas, y como resultado dieron con dos especies nuevas cuyas descargas son más fuertes que las ya conocidas. 

En este estudio genético y ecológico, publicado en Nature Communications, se identificó un total de tres especies únicas de anguilas eléctricas que descendieron de un ancestro común hace millones de años.

La investigación, que se llevó a cabo por un equipo de universidades brasileñas y estadounidenses, así como el mencionado Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, revela la gran diversidad de especies que existen en la selva amazónica.

"Estos peces llegan a medir entre siete y ocho pies de largo. Son realmente llamativos. Si puedes descubrir un nuevo pez de ocho pies de largo después de 250 años de exploración científica, ¿te imaginas lo que queda por descubrir en esa región?”, dijo en un comunicado el autor del estudio C. David de Santana.

Cerca de 250 especies diferentes de peces que habitan en América del Sur son capaces de producir electricidad, sin embargo, se cree que las anguilas eléctricas son las únicas que usan esa característica para cazar y defenderse.

De Santana y el equipo de investigadores recolectaron más de 100 especímenes de anguila eléctrica para hacer su hipótesis sobre las tres especies. Encontraron características únicas en la composición genética de los peces, rangos geográficos y características físicas.

Una de ellas llamada “Electrophorus voltai”, tiene una descarga de hasta 860 voltios, "lo que la convierte en el generador de bioelectricidad vivo más fuerte", con una descarga mucho mayor que los 650 voltios de las especies de E. electricus conocidas anteriormente, según develó el estudio.

El equipo de investigadores cree que las tres especies se separaron por primera vez de un ancestro común en dos grupos hace más de 7 millones de años, según detalla el análisis. 

Por una parte, están E. voltai y E. electricus que vivían en aguas claras de las tierras altas, las cuales no conducían bien la electricidad, y por el otro, la La E. varii, la cual vive en aguas turbias y fangosas situadas bajo el nivel del mar.

Por lo que se aprecia, las cualidades del agua son diferentes en los hábitats únicos de las tres especies, y algunas tenían mayor conductividad, lo que pudo haber causado los diferentes niveles de descargas eléctricas que cada uno puede producir, expresaron los científicos. 

Este descubrimiento podría generar nuevas investigaciones más allá de la biología de los peces.

"Realmente podría tener diferentes enzimas, diferentes compuestos que podrían usarse en medicina o podrían inspirar nuevas tecnologías", dijo De Santana en un comunicado.

Desde su descubrimiento hace 250 años, las anguilas eléctricas han fascinado a los científicos por su capacidad para generar fuertes descargas eléctricas. 

Las descargas más altas facilitan la caza, la captura de presas y su defensa, mientras que las descargas más débiles, de unos 10 voltios, permiten la electrolocalización y la comunicación. 

Este estudio deja claro que aún existe una gran biodiversidad animal que el hombre no ha descubierto y que posiblemente esté destruyéndola sin saberlo. 


💬Ver 0 comentarios