El estudio califica como puntos calientes de biodiversidad aquellas áreas con una gran riqueza de especies vegetales (Shutterstock).

El desarrollo de la actividad humana ha provocado durante los últimos años, que se incremente considerablemente la lista de especies de animales en peligro de extinción. Sin embargo, lo mismo ocurre con las especies vegetales, que se encuentran en riesgo principalmente por la urbanización.

Es por ello que un reciente estudio elaborado por científicos internacionales, detectó las regiones en donde se registra una mayor extinción de especies vegetales.

Para ello el equipo recabó, de forma exhaustiva, los episodios de extinción de plantas que han tenido lugar en diferentes regiones del mundo. Esta información fue recopilada a partir de floras locales y regionales, publicaciones, bases de datos y herbarios.

En total, los expertos documentaron 291 extinciones de plantas que han tenido lugar en los últimos 300 años, y sus conclusiones fueron publicadas en la revista Current Biology.

El estudio califica como puntos calientes de biodiversidad aquellas áreas con una gran riqueza de especies vegetales, mientras que los puntos fríos se caracterizan por poseer menor abundancia.

De acuerdo con los investigadores, los puntos calientes pierden, como consecuencia de la actividad humana, un mayor número de especies y más rápido en comparación con los fríos.

“Para cada caso, hemos estudiado las causas de extinción, cuando aparecían documentadas, y el grado de singularidad de las especies”, explica José María Iriondo, catedrático de Botánica de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y coautor del estudio.

“Con esta información hemos valorado las tasas de extinción de especies vegetales y nos hemos preguntado en qué medida existen diferencias entre las extinciones que tienen lugar en los puntos calientes y fríos de biodiversidad”, añadió.

La agricultura y la urbanización han sido las fuerzas más importantes detrás de las extinciones de plantas, tanto en los puntos calientes como en los puntos fríos, confirmando la creencia general de que la destrucción del hábitat es la principal causa de la mayoría de las extinciones”, destacó Iriondo.

Junto con la Universidad Rey Juan Carlos, en este estudio participaron científicos de la Universidad de Macquarie (Australia), la Universidad de Stellenbosch y el Instituto Africano de Ciencias Matemáticas (Sudáfrica), la Universidad de Tyumen (Rusia), las universidades de Aix-Marsella y de Aviñón (Francia) y la Universidad de California (EE UU).


💬Ver 0 comentarios