Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Un herrerillo común vuela sobre plantas secas cubiertas de escarcha cerca de la aldea bielorrusa de Dukora. (AP) (horizontal-x3)
Un herrerillo común vuela sobre plantas secas cubiertas de escarcha cerca de la aldea bielorrusa de Dukora. (AP)

Washington - El calentamiento global está interfiriendo con la hora de la cena programada por la naturaleza, lo que hace que algunas criaturas hambrientas y aquellas que están en su menú se sienten a la mesa a horas muy diferentes, indicó un nuevo estudio.


💬Ver 0 comentarios