(semisquare-x3)
Los expertos señalan que la biomasa animal global tendrá severas afectaciones (Shutterstock).

El cambio climático sigue siendo una de las principales preocupaciones para la comunidad científica y el mundo.

Y es que un nuevo estudio hecho por especialistas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y publicado en la revista Proceedings of the National Academyof Sciences, reveló que el 17% de las especies marinas se reducirán a causa del calentamiento de los océanos, y esto ocurrirá a finales de este siglo.  

Esta investigación, en la que participaron científicos de 12 países diferentes, también señala que los peces y mamíferos sufrirán disminuciones más graves que el fitoplancton, debido a que el cambio climático afectará la distribución y abundancia de la vida marina. 

Este proceso, que se denomina como amplificación marina, describe la vulnerabilidad de animales como los peces grandes, que son los extremos en las cadenas alimenticias marinas. 

El estudio explica que la biomasa animal global, como se le conoce al peso total de animales marinos como peces, invertebrados y mamíferos marinos en el océano, tendrán severas afectaciones debido al aumento de la temperatura. 

Derek Tittensor, el coautor del estudio, señaló: “Nuestros hallazgos sugieren que los animales marinos de mayor tamaño, muchos de los cuales ya son motivo de preocupación para la conservación, podrían mostrar una vulnerabilidad particular a las disminuciones provocadas por el clima, con un efecto dominó del fitoplancton en la cadena alimentaria”. 

Pese a ello, la investigación también destaca que el alcance de las pérdidas proyectadas, podrían ser menores si se reducen las emisiones de CO2, y el escenario de la disminución de la biomasa podría ser del 5%. 

"La reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero sin duda ayudará a salvaguardar la vida marina en la medida de lo posible contra nuevas pérdidas", destaca la investigadora de la Universidad de Dalhouise y autora principal, Heike Lotze.

Heike Lotze y Derek Tittensor desarrollaron un sistema para comparar varios modelos en los que se simulaban los cambios de los ecosistemas marinos para calcular cómo cambiaron los organismos marinos entre 1970 y 2005, lo que les sirvió para predecir lo que ocurría a finales del siglo XXI. 

Caso contrario a lo que podría pasar en muchas regiones polares del Ártico y la Antártida, zonas en las que los aumentos de la biomasa brindarán nuevas oportunidades para el uso de los recursos marinos, pero también desafíos para la gestión y conservación marinas.


💬Ver 0 comentarios