El responsable de los movimientos que realiza el cuerpo humano después de su muerte, podría ser su propia descomposición (Shutterstock).

Un estudio realizado por un equipo de investigadores, descubrió que una vez que un cuerpo humano muere, los cadáveres se mueven "significativamente", y este hallazgo podría resultar importante para las investigaciones forenses.

Los especialistas de la Instalación Australiana para Investigación Experimental Tafonómica (AFTER), mayormente conocida como "granja de cuerpos", hicieron el sorprendente descubrimiento después haber usado cámaras en un determinado periodo de tiempo para filmar cadáveres en descomposición, según reveló un estudio publicado en la revista Forensic Science International.

Una de las cámaras se dedicó a tomar imágenes aéreas de un cadáver cada 30 minutos durante el transcurso de 17 meses. Y durante ese tiempo, el cadáver continuó moviéndose.

"Lo que descubrimos fue que los brazos se movían significativamente", dijo a la Australian Broadcasting Corporation la científica médica Alyson Wilson, de la Universidad Central de Queensland.

Detalló que se esperaba algún movimiento post-mortem en las primeras etapas de descomposición, pero el hecho de que continuara durante el resto de la grabación fue una completa sorpresa.

"Creemos que los movimientos se relacionan con el proceso de descomposición, ya que el cuerpo momifica y los ligamentos se secan", dijo Alyson.

"Este conocimiento podría ser significativo en investigaciones de muerte inexplicables”, apuntó.

Este peculiar descubrimiento podría cambiar la forma en que los científicos analizan e interpretan las escenas del crimen, en especial cuando los restos humanos no han sido descubiertos por algún tiempo.

Hasta el momento se ha dado por hecho que cuando un cuerpo es encontrado en la escena del crimen, los científicos forenses generalmente asumen que la posición de un cuerpo descubierto, es la posición en la que quedó en el momento de la muerte.

Es así como la investigación realizada por Wilson, podría evidenciar que la suposición sobre la posición del cuerpo al morir puede no ser cierta.

Si se llegasen a estudiar varios cuerpos de la misma manera para generar datos estadísticos sobre el movimiento post mortem, ese conocimiento podría usarse para analizar escenas del crimen con mayor precisión en el futuro.

"Ellos mapearán la escena del crimen, mapearán la posición del cuerpo de la víctima, mapearán cualquier evidencia física que se encuentre y pueden entender la causa de la muerte", dijo Wilson.


💬Ver 0 comentarios