La existencia de esta formación se ha tratado de explicar a través d diversos mecanismos, a pesar de nunca haber sido observado. (NASA)

Los agujeros negros primordiales (PBH, por sus siglas en inglés) son unos objetos que aún no han sido confirmados, pero que los científicos han teorizado ampliamente sobre su existencia, definiéndolos como formaciones al inicio del Universo y que conformarían hasta el 80% del Cosmos que no se puede observar.

Ahora, una nueva idea involucra a los PBH. Se trata de una teoría publicada por Jakub Scholtz y James Unwin de la Universidad de Cornell en la revista arXiv -que no cuenta con revisión de pares- en que se postula que el codiciado "Planeta Nueve" (o Planeta X, como también se le ha llamado) sería realmente uno de estos objetos.

La existencia de esta formación se ha tratado de explicar a través d diversos mecanismos, a pesar de nunca haber sido observado. Sin embargo, su existencia se mantiene firme debido a las órbitas que mantienen seis elementos del Cinturón de Kuiper, la agrupación de objetos congelados en el límite del Sistema Solar, se inclinan de una forma especial.

Así, la teoría de Scholtz y Unwin trata de explicar cómo se producen estos movimientos. "Una vez que comienzas a pensar en estos objetos exóticos, como los agujeros negros primordiales, puedes ver las cosas de manera distinta", explica a Gizmodo Unwin.

De acuerdo a cálculos anteriores, específicamente los obtenidos en un estudio realizado en 2016 que involucró modelos matemáticos, determinó que -fuese lo que fuese el Planeta Nueve- debiese tener una masa diez veces superior a la de la Tierra para lograr el efecto observado en estos seis elementos de hielo en torno al Sol.

Se presume que este objeto orbitaría nuestro astro a una distancia aproximada de 20 veces más que Neptuno y tardaría entre 10 mil y 20 años para completar una vuelta al Sol.


💬Ver 0 comentarios