Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El volcán de Fuego es más mortífero que el Kilauea (horizontal-x3)
Una gigantesca y espeluznante columna de ceniza es expulsada por el Volcán de Fuego en Guatemala (AP).

Cuando la furia de la naturaleza se desata no existe absolutamente nada que podamos hacer, ya que ni los avances tecnológicos más innovadores creados por el hombre llegan a ser del todo útiles cuando estos eventos catastróficos se presentan. Lo único que nos queda es aprender, recabar información y buscar a la medida de lo posible medidas preventivas para reducir el tamaño de la tragedia.

Y es que en las últimas semanas nuestro planeta escenificó un par de erupciones volcánicas de grandes proporciones, que han servido a los especialistas para poder comparar y obtener datos sobre las posibles consecuencias de dichas explosiones, así como su verdadero potencial de catástrofe.

Una de estas diferencias es que se logró comprobar que la erupción del volcán de Fuego de Guatemala en días pasados tuvo un origen y consecuencias mucho más potentes y mortíferas que la del Kilauea de Hawái.

Expertos en la materia señalan que a diferencia de otros tipos de volcanes que expulsan largas y fluidas columnas de lava, la erupción del volcán de Fuego generó columnas de rocas y gas cuyo flujo alcanzó las 62 mph, según explicó el geólogo David Rothery de la Open University de Inglaterra.

Fue tan poderosa esta erupción que el mismo Rothery la equiparó con la que sucedió en el año 79 d.C. con la famosa explosión del volcán que destruyó la ciudad romana de Pompeya.

Según se explicó, el principal modo de destrucción del Kilauea es la lava o roca pegajosa fundida, pero el volcán de Fuego ha desatado un flujo piroclástico que es en concreto una mezcla de cenizas, rocas y gases volcánicos que puede ser mucho más peligrosa que la lava.

 Los geólogos señalan que el grado de peligro aumenta debido a que este material piroclástico se desplaza muy rápido, a velocidades que pueden alcanzar las 186 mph y en el caso de erupciones como ésta, el mayor peligro se encuentra en los valles, ya que es allí donde suelen concentrarse los flujos a causa de su densidad.

Por otra parte el volcán Kilauea se encuentra dentro del Parque Nacional de los Volcanes de Hawái que, aunque ha causado destrucción a su paso, existieron medidas de prevención adecuadas para la evacuación de los pobladores.

Pero el volcán de Fuego explotó prácticamente a un lado de áreas pobladas. Esto significó que los aldeanos estuvieran desprevenidos, por lo que se vieron súbitamente abrumados por cenizas, fragmentos de lava y gases que se precipitaban hacia ellos.


💬Ver 0 comentarios