(semisquare-x3)
En un futuro, los inviernos en Europa podrían dejar de registrar temperaturas gélidas (EFE).

En diversas ocasiones se ha mencionado que las temperaturas globales han ido en aumento, y que incluso 2018 fue el cuarto año más cálido desde que hay registros.

La situación es de particular gravedad en el Ártico, donde el cambio climático está fusionando océanos, desplazando a osos polares y provocando lluvias donde debería estar nevando.

Sin embargo, nuevos datos registrados por la NASA comienzan a encender las alarmas en la región de Europa, pues durante el pasado mes de febrero, es decir en pleno invierno, países como España o Reino Unido alcanzaron sus temperaturas máximas absolutas.

Al respecto, la agencia espacial estadounidense elaboró un mapa en el que se comparan las temperaturas registradas del 11 al 25 de febrero de 2019, con las que tuvieron lugar en ese mismo periodo, pero desde 2002 hasta 2012.

Los resultados son un ejemplo muy visual de lo que el cambio climático está haciendo con el continente europeo y, sobre todo, lo que podría llegar a pasa en un futuro: un continente sin inviernos.

En el mapa se observan en tonos anaranjados y rojizos las regiones en las que las temperaturas han ascendido y en azul las que han disminuido.

Si bien es cierto que se pueden ver algunos puntitos azulados en Irlanda, Escocia e Islandia, la mayor parte del continente está coloreado en tonos que van desde el naranja más tenue, que se puede observar en algunos puntos de España, Portugal, Italia y Rusia, hasta un rojo intenso, que cubre países como Bielorrusia, Polonia o Finlandia.

Esta situación ha provocado que rincones de la geografía europea habitualmente húmedos y fríos, como Reino Unido o el Norte de Italia, registren numerosos incendios forestales, una situación que se agravaría aún más en los próximos años.


💬Ver 0 comentarios