(semisquare-x3)
La impresión del caparazón tomó alrededor de 50 horas. (YouTube / Jefferson Lima)

Ha pasado un año desde que Dora perdió el 90% de su caparazón durante un incendio ocurrido en un cañaveral de Pernanbuco, Brasil, lo que casi había sentenciado a esta tortuga de 30 años a la muerte. Pero aún había una esperanza, así que un grupo de profesionales se dio a la tarea de encontrar una solución.

Los expertos de distintas áreas decidieron unir esfuerzos con el fin de brindar a esta tortuga un caparazón utilizando tecnología de impresión 3D, y los resultados fueron fantásticos. 

Maria Cristina de Oliveira Cardoso Coelho, veterinaria y profesora de la Universidad Federal Rural de Pernambuco, señaló que el caparazón sirve como protección para proteger a Dora de los depredadores y también para regular su temperatura, por lo que era vital que tuviera uno. 

Fueron doce profesionales entre diseñadores, veterinarios y científicos, los que trabajaron en esta creación, usando sus conocimientos y la tecnología para mejorar la calidad de vida de Dora. 

“La gente empezó mapeando el caparazón, luego tomaron una foto en 360º y una tomografía para conocer el espesor, con el fin de moldear el casco e iniciar el proceso de la prótesis", explica Thabata Morales, doctora en medicina veterinaria de la UFRPE.

Aunque lo más complicado fue precisamente la impresión 3D, lo que tomó alrededor de 50 horas, mientras que todo el proyecto para realizar la prótesis les tomó alrededor de 3 meses.

El acabado final estuvo a cargo de la artista plástica Nani Acevedo, quien dedico un mes de trabajo para pintar cada trazo del caparazón. 

"Como la tortuga va a volver a estar en la lluvia y sufrir las inclemencias del tiempo, necesitaba saber cómo dar el acabado correcto para que la tinta no se pierda", explicó.


💬Ver 0 comentarios