Aunque la teoría explica claramente muchas de las observaciones extrañas en torno a la estrella de Tabby, el debate está lejos de resolverse (NASA).

La estrella KIC 8462852, mejor conocida como Estrella de Tabby, descubierta en 2015 y la cual reduce ocasionalmente su brillo, a veces hasta en un 22%, durante días o semanas antes de recuperarlo nuevamente, guarda un misterio que inquieta al mundo de la astronomía.  

Esta vez, un grupo de astrónomos de la Universidad de Columbia atribuyó a una exoluna en descomposición estos inexplicables oscurecimientos.

A través de un artículo publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, astrofísicos liderados por Brian Metzger, explican que estos eventos serían el resultado de un disco de escombros, –tomado de una exoluna en desintegración–, que se está acumulando en órbita de la estrella, bloqueando su luz a medida que el material pasa entre la estrella y la Tierra.

En esencia, lo que está pasando según esta última hipótesis, es que una exoluna huérfana ha terminado orbitando sola muy cerca de la estrella de Tabby.

La radiación de la estrella libera densas e irregulares nubes de polvo y fragmentos cada vez más grandes que interfieren con el brillo que vemos desde la Tierra.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores realizaron simulaciones de sistemas con tres o cuatro cuerpos en ellos, y descubrieron que el escenario era posible en hasta un 10% de los casos en que se destruye un exoplaneta.

Aunque la teoría explica claramente muchas de las observaciones extrañas en torno a la estrella de Tabby, el debate está lejos de resolverse.

Después de todo, aún no se ha detectado directamente ninguna exoluna, mientras que los astrónomos ya han conseguido localizar 4,000 exoplanetas.


💬Ver 0 comentarios