cráneo del Junzi imperialis (horizontal-x3)
Parte del cráneo del Junzi imperialis. (EFE)

Mientras estudiaban el contenido de una cámara funeraria de hace unos 2,300 años que posiblemente perteneció a Lady Xia, abuela del primer emperador de China, científicos descubrieron un género de gibon, familia de los primates, que hasta la fecha era desconocido y ahora está extinto.

Los investigadores, liderados por la organización internacional Zoological Society of London (ZSL), excavaron, por primera vez, la tumba en 2004 que contenía 12 fosas con restos de animales que incluían huesos de gibones.

Los sofisticados modelos informáticos revelan que estos huesos antiguos representan un género y especie de gibón completamente nuevo, que el equipo ha denominado Junzi imperialis.

Los registros históricos revelan que Junzi probablemente sobrevivió hasta hace menos de 300 años.

Los primates están en peligro de extinción debido a las actividades humanas, pero no se creía que ninguna de estas especies se hubiera extinguido como resultado de la caza histórica o la pérdida de hábitat.

Sin embargo, el descubrimiento del Junzi recientemente extinguido cambia esta teoría y resalta la vulnerabilidad de los gibones en particular.

"Nuestro descubrimiento y descripción de Junzi Imperialis sugiere que estamos subestimando el impacto de los humanos en la diversidad de los primates. Estos hallazgos revelan la importancia de usar archivos históricos como el registro arqueológico para informar nuestra comprensión de la conservación y enfatizan la necesidad de una mayor colaboración internacional para proteger a las poblaciones sobrevivientes de gibones en la naturaleza", informó en un comunicado el Dr. Samuel Turvey, del Instituto de Zoología de ZSL.


💬Ver 0 comentarios