El proceso, que podría ser simple y barato de llevar a cabo, no daña el ADN de los espermatozoides (Shutterstock).

Cuando una pareja desea tener hijos, regularmente piensan en el sexo de su futuro bebé, aunque no pueden influir en el género, pero la ciencia sí podría hacerlo.

Y es que esta buena noticia surgió luego de que un equipo de científicos japoneses descubrió un método en el que aquellos que deseen convertirse en padres, puedan escoger el sexo del bebé.

Los especialistas hicieron las pruebas en ratones, en donde lograron separar los espermatozoides que portan el cromosoma X de aquellos que portan el Y. Estos estudios fueron publicados en la revista científica estadounidense, PLOS Biology

Dicho estudio mostró que los espermatozoides con el cromosoma X (que da lugar a las mujeres) se desaceleraron cuando se agregó un determinado producto químico mientras se aceleró el esperma con el cromosoma Y (masculino).

Usando esta técnica, los científicos descubrieron que podían producir camadas de ratones que eran 90 por ciento machos. Cuando se dio la vuelta al experimento, con la intención de crear una camada principalmente femenina, la tasa de éxito fue similar: 81% de hembras.

“Los investigadores, dirigidos por Masayuki Shimada de la Universidad de Hiroshima, creen que esta técnica probablemente sea aplicable a otros mamíferos”, es decir podría ser aplicable a los seres humanos, de acuerdo a la información emitida por el diario británico The Independent

"El proceso, que podría ser simple y barato de llevar a cabo, no daña el ADN de los espermatozoides y podría simplificar en gran medida la selección de sexo para la fecundación in vitro o la inseminación artificial, que se utiliza en el ganado".

Los investigadores japoneses también dicen que ya han usado esta técnica para producir selectivamente ganado bovino y porcino.

El doctor Peter Ellis, de la Facultad de Biociencias de la Universidad de Kent, que no participó en la investigación, dijo al citado medio inglés que los hallazgos podrían ser extremadamente significativos.

"Este estudio hace la sorprendente afirmación de que hay marcadores de la superficie celular en los espermatozoides que contienen X y Y que los etiquetan y afectan selectivamente su función", señaló.

"Este tipo de marcador se ha buscado durante muchos años en muchas especies diferentes, pero hasta ahora sin éxito".

Sin embargo, existe una serie de barreras morales y científicas que probablemente eviten (o retrasen), durante bastante tiempo, que los científicos descubran si esta sustancia química tiene el mismo efecto sobre el esperma humano.

El profesor Robin Lovell-Badge, del Instituto Francis Crick, dijo que aún quedaba "un largo camino por recorrer" antes de descubrir si este químico tiene el mismo efecto sobre el esperma humano.

"Aunque los ratones que nacieron después de la clasificación de los espermatozoides aparentemente parecían normales, sería esencial verificar que no hubiera efectos a largo plazo al activar estos receptores antes de la fertilización", dijo.

"En otras palabras, no intentes esto en casa en un intento de sesgar la probabilidad de tener un niño o una niña", agregó.

Generalmente, en el semen se encuentra la misma cantidad de cromosomas X y Y, situación que podría explicar el por qué la población mundial no está compuesta en su mayoría, ya sea por hombres o mujeres.


💬Ver 0 comentarios