(horizontal-x3)
Enviarán una sonda que trabajará de forma autónoma varios días sobre la superficie lunar (SpaceIL).

El sueño de conquistar el espacio y ganar un lugar en la carrera espacial es solo para unos cuantos. Únicamente RusiaChina y Estados Unidos han logrado conquistar la Luna y ondear su bandera en ese lugar.

Ahora un nuevo competidor está a punto de alcanzar ese anhelado sueño y plantar su bandera en el satélite natural. Se trata de Israel.

Será a principios del próximo año cuando se lleve a cabo el proyecto de la empresa Space IL, una iniciativa privada en colaboración con la Industria Aeroespacial de Israel financiada por varios empresarios judíos, los cuales esperan lanzar la primera sonda lunar israelí.

Yigal Harel, jefe del programa espacial de Space IL anunció efusivamente, “Esta maravilla se posará en la luna el 13 de febrero de 2019”. Durante una conferencia de prensa, sobre una plataforma mostraban por primera vez el dispositivo con forma de arácnido en el que los ingenieros del proyecto han estado trabajando durante siete años.

La sonda, con 6,5 pies de diámetro, 4,9 pies de altura y casi 1,322 libras de peso, será el cuerpo espacial más pequeño en alcanzar la luna hasta ahora. Sus grandes patas de araña están concebidas para absorber el impacto del aterrizaje y permitir que la sonda trabaje de forma autónoma varios días sobre la superficie lunar.

“Durante dos días realizaremos varios experimentos científicos y desplegaremos una bandera israelí para las futuras generaciones que esperamos puedan algún día visitar la luna”, explicó Harel. Uno de esos experimentos, diseñado por el Instituto Weizmann de Ciencias, será medir el campo magnético de la Luna.

El dispositivo no tripulado será enviado a Estados Unidos en noviembre para iniciar los preparativos de su lanzamiento, que se realizará desde Cabo Cañaveral a bordo de la nave Falcon 9 de la compañía privada Space X, del empresario Elon Musk.

La nave, presentada en la ciudad israelí de Yehud, se posará en la superficie lunar tras un largo viaje durante el que orbitará unos dos meses dibujando elipses alrededor de la Tierra.

“Es una forma de ahorrar combustible y asegurarnos un aterrizaje suave. Por eso cuando llegue a su destino pesará tan solo 396 libras”, aseguró Ido Anteby.

De acuerdo con uno de los empresarios que apoyan el proyecto, el filántropo judío Morris Khan, la inversión realizada en el importante proyecto israelí es de por lo menos $95 millones.


💬Ver 0 comentarios