(semisquare-x3)
Los investigadores señalan que la fusión medida por el estudio no implica que la plataforma de hielo esté actualmente inestable (EFE).

La plataforma de hielo de Ross en la Antártida, la más grande del mundo, se está derritiendo 10 veces más rápido de lo que se creía debido a la entrada de aguas cálidas provenientes del océano circundante.

Así lo revela un estudio reciente realizado por un equipo internacional de científicos y publicado en la revista Nature Geoscience, donde, en el transcurso de cuatro años, los investigadores analizaron cómo la región noroeste de la plataforma de hielo interactúa con el océano debajo de ella.

“Generalmente, se piensa que la estabilidad de las plataformas de hielo está relacionada con su exposición al agua tibia de las profundidades del océano, pero hemos descubierto que el agua de la superficie calentada con energía solar también juega un papel crucial en la fusión de las plataformas de hielo”, explicó el doctor Craig Stewart, autor principal del estudio.

Aunque se considera que la Plataforma de hielo de Ross es relativamente estable, los nuevos hallazgos muestran que puede ser más vulnerable de lo que se pensaba hasta ahora. 

El punto de vulnerabilidad radica en el hecho de que el agua de la superficie calentada por el Sol fluye hacia la cavidad cerca de un punto de fijación estabilizador, que podría verse afectado si la fusión basal se intensifica aún más.

"Estudios anteriores han demostrado que cuando las plataformas de hielo se derrumban, los glaciares que se alimentan pueden acelerar en uno o dos o tres factores", dice el coautor Poul Christoffersen, del Scott Polar Research Institute de Cambridge

"La diferencia aquí es el gran tamaño de la plataforma de hielo Ross, que es cien veces más grande que las plataformas de hielo que ya hemos visto desaparecer", detalló.

Los investigadores señalan que la fusión medida por el estudio no implica que la plataforma de hielo esté actualmente inestable. 

La plataforma de hielo ha evolucionado con el tiempo y el hielo perdido, al fundirse debido a la entrada de agua tibia, se equilibra aproximadamente con las entradas de hielo procedentes de la alimentación de los glaciares y la acumulación de nieve. 

Sin embargo, este equilibrio depende de la estabilidad proporcionada por el punto de anclaje de la isla Ross, que el nuevo estudio identifica como un punto de la vulnerabilidad futura.


💬Ver 0 comentarios