(semisquare-x3)
Gaviota guanaguanare. (Suministrada)

Decenas de observadores de aves avistaron cientos de especies en tierra puertorriqueña durante el Global Big Day, un evento mundial de pajareo organizado por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, en Nueva York.

Los 82 observadores de aves en toda la isla reportaron un total de 132 especies, ubicando a Puerto Rico como el segundo país en el Caribe con más avistamientos de distintas especies.

No obstante, Puerto Rico contó con más pajareros que las islas vecinas y, en la región, sometió la mayor cantidad de listas, 298, que contienen información de todas las aves observadas durante los recorridos.

“A nivel mundial, Puerto Rico quedó número 24 en cantidad de listas sometidas, y estamos hablando de que participaron 171 países”, expresó vía telefónica Julio Salgado, de la Sociedad Ornitológica Puertorriqueña, una organización sin fines de lucro dedicada al estudio y conservación de las aves.

En Global Big Day, que inició en 2015, cualquier persona en el mundo puede registrar avistamientos de aves en la base de datos eBird durante las 24 horas del día. “Es algo que lleva muy pocos años, desde que Cornell instituyó (el pajareo) mediante eBird”, señaló Salgado.

Récord mundial

El pasado 4 de abril, 32,500 pajareros alrededor del mundo observaron 6,816 especies, dos tercios del universo de especies de aves en el planeta. Este es un récord mundial de número de personas que observan aves en un solo día, según eBird.

Colombia figuró por tercer año consecutivo como el país que observó la mayor cantidad de especies con 1,591 observaciones de 4,800 pajareros. En el Caribe, Bahamas dominó con el avistamiento de 138 especies.

En Puerto Rico, las especies con mayor número de registros son la gaviota guanaguanare (Leucophaeus atricilla), con 150 avistamientos en el área de Luquillo; la paloma bravía (Columba livia), con 142 en Cataño; el correlimos menudillo (Calidris minutilla), con 121 en Cabo Rojo; el correlimos semipalmeado (Calidris pusilla), con 100 en Cabo Rojo, y el suirirí yaguaza (Dendrocygna arborea), con 92 en Lajas.

La mayoría de las especies fueron observadas en los municipios de Cabo Rojo, con 76 especies; Luquillo, con 75; Arecibo, con 72; Manatí, con 60, y Lajas, con 59. Alrededor de la isla, se registraron observaciones en 46 de los 78 municipios.

Según Salgado, los observadores de aves han reportado menos especies tras el paso del huracán María, en septiembre de 2017, en comparación con años anteriores. La poca disponibilidad de alimentos provocada por María afectóa varias especies que se nutren de plantas particulares.

“El jilguero de Puerto Rico, por ejemplo, o Antillean Euphonia, en inglés, es una especie que se alimenta de unas frutas específicas, de unas plantas parasitarias. Tiene un metabolismo alto y como en el huracán toda la vegetación fue destruida, pues a estas especies se les hizo difícil conseguir alimento”, explicó.

Además del jilguero (Euphonia musica), otras especies que fueron afectadas por el huracán son algunos finches y el obispo anaranjado (Euplectes franciscanus). “Son especies que son introducidas, no son nativas de Puerto Rico, pero estaban establecidas previamente al huracán”, detalló.

De hecho, solo hubo dos avistamientos de jilgueros y uno de un obispo anaranjado durante el pasado Global Big Day, según los datos disponibles en eBird.

Aun así, en mayo de 2018, se reportaron tres especies más que este año, mientras que en octubre del año pasado se observaron 146 especies.

"Grandes indicadores"

Global Big Day, explicó Salgado, sirve como una herramienta de recopilación de datos sobre los pájaros alrededor del mundo, además de ser un evento competitivo para observadores y amantes de aves.

“En el caso de Big Day, se recopila mucha data de cómo están los ecosistemas. Las aves son grandes indicadores de la salud de los ecosistemas”, expresó. “En términos de la salud, se ha demostrado que la observación de aves es un pasatiempo que ayuda a la salud mental de las personas”.

Indicó, además, que el pajareo es un pasatiempo relajante y educativo. “No cambiaría para nada estar un día en el campo observando aves”, manifestó.

Salgado enfatizó que las personas pueden pajarear en cualquier momento del año y que tanto expertos como principiantes pueden realizar esta actividad. Por cierto, el próximo Global Big Day será en octubre, aunque aún no se ha precisado el día.

“La diferencia entre mayo y octubre para nosotros es que en octubre estamos en la temporada migratoria, y tenemos la posibilidad de reportar aún muchas más especies. Puerto Rico recibe muchas especies migratorias. Es una buena oportunidad para nosotros salir al campo”, recalcó.


💬Ver 0 comentarios