Este fenómeno beneficia y perjudica el mar, la tierra y el aire

El profesor boricua Pablo Méndez Lázaro ha llamado la atención de la División de Ciencias de la Tierra de la NASA, quien le aprobó su propuesta “Early Warning of Sypontic Air Quality Events to Improve Health and Well Being in the Greater Caribbean Region".

Con ella, busca estudiar cómo se comporta el polvo del desierto del Sahara a su llegada, además de sus diferentes impactos en la cuenca del Caribe.

El proyecto está diseñado para afrontar la Agenda 2030 de objetivos sobre Desarrollo Sostenible de la ONU y el Plan Estratégico del Grupo de Observación de la Tierra (GEO) 2016-2025, informó el RCM de la UPR en el comunicado.

El catedrático es integrante del Departamento de Salud Ambiental, en la Escuela Graduada de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

"Nos enorgullece que la propuesta de Méndez Lázaro haya sido seleccionada por la NASA", dijo en un comunicado de prensa el rector interino del RCM, Segundo Rodríguez.

“Esta selección tiene un gran mérito porque fue evaluada por un panel de pares, quienes eligieron los proyectos en base a su mérito, relevancia, y capacidad de respuesta a las metas establecidas por el programa de Ciencias Planetarias de NASA", agregó.

El propio recinto de Ciencias Médicas felicitó, a través de su Twitter, al boricua.

Un equipo multidisciplinario de universidades, agencias y organizaciones no gubernamentales ubicadas en la región del Caribe caracterizarán los periodos y la dispersión transatlántica del polvo del Sahara y su impacto en la salud de la población en los pequeños estados insulares de la región utilizando imágenes satelitales.

El objetivo a corto plazo es desarrollar una capacidad de pronóstico para condiciones peligrosas para poblaciones vulnerables, mientras que el objetivo a largo plazo es aumentar el uso de los sensores remotos y satélites de la NASA para sistemas de alerta temprana y evaluación de posibles riesgos a la salud pública. 

En Puerto Rico, el particulado del polvo del Sahara afecta principalmente a personas con condiciones respiratorias.

Este contiene una alta concentración de hongos, virus, bacterias, estafilococos y demás, por lo que puede provocar estornudos, irritación en los ojos, ataques de asma, entre otras.


💬Ver 0 comentarios