El proyecto de la UPR también recibirá el apoyo de la compañía NuVant Systems. (horizontal-x3)
El proyecto de la UPR también recibirá el apoyo de la compañía NuVant Systems. (Suministrada)

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) supervisará un proyecto de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras, que será enviado el próximo año a la Estación Espacial Internacional.

Y es que durante el pasado julio, un representante de la NASA, el doctor Willie Williams, viajó a la isla para garantizar el progreso del artefacto que busca perfeccionar el proceso de purificación de orina para así transformar los residuos en energía mediante la oxidación de amoniaco.  

Según el comunicado de prensa, un grupo de estudiantes y profesores de la Facultad de Ciencias Naturales tiene a su cargo el desarrollo de la invención.

El amoniaco se produce de urea en la orina y, entonces, ese proceso de oxidación en específico es el que puede tener más complicaciones en el espacio debido a la cero gravedad", explicó Carlos Cabrera, uno de los investigadores principales 

"Por lo tanto, estamos llevando a cabo este experimento, que es uno electro-químico, para ver cómo funciona este proceso en el espacio”, agregó el también profesor de la UPR. 

Por su parte, la estudiante doctoral de Química Analítica Camila Morales, explicó cómo surgió la iniciativa a partir del reciclaje del agua de la orina que realizan los astronautas en sus misiones espaciales.

Lo que se quiere es poder tener una tecnología para utilizar cada cosa que se lleva al espacio en las misiones largas. Por lo tanto, la caja que estamos construyendo es para sacarle energía a ese sucio que sobra luego de haber sacado todo el agua de la orina”, dijo la alumna. 

Durante la visita de la NASA, Williams aseguró que la invención estará lista para el 2019, pero no delimitó una fecha exacta. Esto gracias a una subvención de $1000,000 otorgada por NASA EPSCoR (Established Program to Stimulate Competitive Research).

“Estoy aquí para alentarlos a estar en el nivel que se supone que deben estar. Sí, van por buen camino, aunque hay una cosa más que deben hacer, necesitan obtener esos electrónicos, pero ya encontraron a la persona que los va ayudar y se garantizó que todo estará preparado a tiempo”, señaló.

El proyecto -que fue iniciado en el 2016 por el profesor e investigador de la UPR, Eduardo Nicolau- es una colaboración entre la UPR, NASA, NASA EPSCoR, NuVant Systems Inc. y la empresa NanoRacks. 


💬Ver 0 comentarios