En el vídeo se aprecia una serie de fenómenos como emisiones de rayos x, explosiones de gas estelar y el choque de vientos solares. (semisquare-x3)
En el vídeo se aprecia una serie de fenómenos como emisiones de rayos x, explosiones de gas estelar y el choque de vientos solares. (YouTube/ Chandra X-ray Observatory)

Gracias a potentes telescopios astronómicos, así como a innumerables misiones realizadas por la NASA y la Agencia Espacial Europea, es que ahora tenemos conocimiento de lo que se encuentra más allá de nuestro planeta.

Sin embargo, aún hay muchas cosas por descubrir y territorios que todavía son ajenos para nosotros, tales como el centro de la Vía Láctea.

Es por ello que la agencia espacial estadounidense desarrolló una simulación en vídeo de 360º, que muestra una pequeña interpretación de lo que podríamos encontrar en la parte central de nuestra galaxia.

De acuerdo con la NASA, en esta animación las personas pueden mirar alrededor del centro de la Vía Láctea, como si estuvieran sentados en la posición de un agujero negro.

Este vídeo de casi dos minutos de duración, combina simulaciones de supercomputadoras con datos del Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA.

Lo que puede apreciarse es la ubicación Sagittarius A* (Sgr A*), la cual posiciona al agujero negro supermasivo que, se supone, habita en el corazón de la Vía Láctea.

Además, se aprecia una serie de fenómenos que ocurren en dicho lugar, como emisiones de rayos x, explosiones de gas estelar y el choque de vientos solares producidos por las estrellas aledañas.

Según revela la NASA, los distintos colores es el resultado de la mezcla de los rayos ultravioleta con gases a diferentes temperaturas. El azul y el cian representan la emisión de rayos X del gas caliente con temperaturas de decenas de millones de grados, mientras que la emisión roja se trata de rayos ultravioleta de regiones de gas más frío con temperaturas de decenas de miles de grados. Por último, el amarillo muestra el gas más frío con las densidades más altas.

Este vídeo fue presentado por primera vez por Christopher Russell, catedrático de la Universidad Pontificia Católica de Chile, durante la 17ª reunión de la Astrofísica de Alta Energía (HEAD) de la American Astronomical Society, celebrada en Monterrey, California.


💬Ver 0 comentarios