(semisquare-x3)
Un caso alarmante es el pangolín, un mamífero similar al armadillo, cuyas escamas se han utilizado tradicionalmente como antiinflamatorio o analgésico (EFE).

Poco a poco hemos visto como varias especies de animales se enfrentan al riesgo de la extinción, ya sea por la caza furtiva, el calentamiento global o la destrucción de sus hábitats.

Sin embargo, hay otras actividades que también contribuyen en gran medida a este problema, y una de ellas es el aparente “uso medicinal” que se le da a ciertas razas.

Un claro ejemplo es el uso de las sanguijuelas, que se remonta incluso a hace más de 3,500 años cuando, según textos bíblicos, ayudaban a extraer los “malos humores” del cuerpo.

Y aunque poco a poco esta idea fue desapareciendo, lo cierto es que hoy en día llegan a ser empleadas como una medida anticoagulante después de una intervención de cirugía reconstructiva, aunque también hay cirujanos se oponen a esta práctica.

En medio de este debate está en juego la supervivencia de estos animales, cuya captura indiscriminada comienza a poner en peligro a esta especie.

Un ejemplo de esto ocurrió en octubre, cuando un hombre canadiense fue detenido en el aeropuerto internacional Pearson de Toronto, después de intentar introducir en el país 4,788 sanguijuelas vivas, que había transportado en su equipaje de mano desde Rusia.

Esto ha llevado a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, a considerar a la especie de sanguijuela Hirudo medicinalis, como “casi amenazada”.

Pero las pseudoterapias no solo ponen en riesgo a estos animales, sino también a otros como el tiburón, cuyo cartílago se ha comercializado durante siglos, y actualmente se piensa que puede ayudar a fortalecer las articulaciones o tratar el cáncer, aunque ninguna de estas aplicaciones cuenta con estudios científicos sólidos que las apoyen.

Esto provoca que los tiburones sigan cazándose indiscriminadamente, acercándose poco a poco hacia la extinción de algunas de sus especies.

Un caso aún más alarmante es el pangolín, un mamífero similar al armadillo, cuyas escamas se han utilizado tradicionalmente como antiinflamatorio o analgésico, así como para el tratamiento de un gran número de enfermedades.

Y aunque tampoco hay evidencia científica de su uso, su captura ilegal sigue siendo demasiado frecuente, por lo que de las ocho especies conocidas de este animal dos se encuentran en peligro de extinción, cuatro están calificadas como vulnerables y otras dos en peligro crítico.

Estos “tratamientos” son una razón más para preocuparse, pues de no hacer algo al respecto, provocarán la extinción de algunas especies.


💬Ver 0 comentarios