(semisquare-x3)
Para finales del presente siglo los océanos del mundo serán más azules y más verdes. (NASA)

Un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) dirigido por Stephanie Dutkiewicz y publicado por Nature Communications, reveló que, para 2100, más del 50% de los océanos del mundo cambiará de color debido al cambio climático.

Los científicos lo descubrieron creando un modelo global que simula el crecimiento de una pequeña criatura que vive en los océanos y afecta el color que vemos.

Se trata del fitoplancton, diminutos microorganismos marinos que son extremadamente sensibles a la temperatura de las aguas oceánicas.

Debido a la forma en que la luz se refleja en los organismos, las floraciones del fitoplancton son las responsables de crear patrones coloridos en la superficie del océano, pese a que el agua sea transparente.

Sin embargo, el crecimiento de las criaturas depende de la cantidad de luz solar, dióxido de carbono y nutrientes.

El cambio climático está alterando las corrientes oceánicas, lo que significa que habrá menos nutrientes para que el fitoplancton se alimente en algunas áreas, por lo que disminuirá su número en esas regiones.

El estudio predice que el azul se intensificará, muy probablemente en las regiones subtropicales donde disminuirá el fitoplancton. Estas son áreas cercanas al ecuador como las Bermudas y las Bahamas que ya son bastante bajas en fitoplancton.

Las regiones donde hay muchos nutrientes, como en el Océano Austral o en partes del Atlántico Norte, verán fitoplancton de crecimiento más rápido porque esas aguas se están calentando con el cambio climático. Esas aguas se verán más verdes.

Esencialmente, los azules del océano se volverán más azules y los verdes más verdes.

"Podría ser potencialmente muy grave —señaló Dutkiewicz—. Los diferentes tipos de fitoplancton absorben la luz de manera distinta y si el cambio climático altera una comunidad de fitoplancton hacia otra, eso también cambiará los tipos de redes alimenticias que pueden sustentar", aseguró.

Una compleja red de satélites que monitorea la luminosidad que proviene de la superficie de la Tierra proporcionará señales tempranas de cómo el cambio climático está alterando los océanos y su color.

Si ciertos tipos de fitoplancton desaparecen, cambiarán los peces y organismos que pueden sobrevivir, alterando por completo los ecosistemas y el ciclo de carbono.


💬Ver 0 comentarios