(horizontal-x3)
Un perro acompaña a su dueño mientras observa los daños causados por el huracán María.

Cuando un huracán azota una región, los primeros datos que se dan a conocer son cifras sobre daños materiales, pérdidas humanas y número de personas afectadas. Pero este fenómeno meteorológico impacta mucho más que eso y a veces no se tiene en cuenta cuáles son las consecuencias que deja en la flora y la fauna del área golpeada.

Como ejemplo, el paso del huracán Irma provocó graves daños en los animales del Caribe y Estados Unidos, entre los que destacan cientos de muertes de tortugas y flamencos. Eso sin mencionar las decenas de manatíes y delfines que fueron encontrados fuera del agua cuando el océano comenzó a desaparecer temporalmente.

Datos recabados por el Animal Protection Caucus del Congreso de Estados Unidos, señalan que tan sólo en 2005 el huracán Katrina ocasionó la muerte y el abandono de 600 mil animales, entre ellos unos 250 mil perros y gatos. Estos datos demuestran que el impacto en mascotas y fauna puede ser igual o más devastador que para los humanos. 

Lo más preocupante es que cifras como ésta podrían repetirse tras el paso de los fenómenos Harvey, Irma, José y María.

Pero también las aves sufren con este tipo de eventos, tal como lo indica la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), al explicar que las tormentas significativas como Irma “a menudo atrapan o arrastran a las aves en sus movimientos migratorios, desplazándolas lejos de sus lugares de origen”.

Y aunque muchas de estas especies logran eludir el huracán, otras tantas, principalmente las más jóvenes, acaban exhaustas y muertas en las costas.

Especialistas consultados por The Huffington Post, revelaron que los animales de granja (vacas, cerdos, caballos) son quizá los que más sufren los embates de un huracán, al tener menos posibilidades de ser manejados durante un plan de evacuación.

Dulce Ramírez, directora ejecutiva de Igualdad Animal, detalló que los planes de prevención consideran que estas especies podrían ser un riesgo zoonótico (enfermedades que se transmiten de la fauna a personas).

Ante dicha situación muchos de los refugios para personas no aceptan animales, lo que obliga a quienes pretenden llevarlos consigo a dejarlos atrás. No es el caso de Puerto Rico que, durante el paso de los huracanes Irma y María, habilitó espacios para las mascotas de quienes han tenido que refugiarse. 

Sin embargo, existen organizaciones que se han preocupado por esta situación, y una de ellas es Humane Society of Broward County, la cual se ha encargado de atender animales callejeros tras el paso de Irma.

El embate de María sobre Puerto Rico abre un nuevo desafío: atender a los amigos inseparables de cuatro patas. 


💬Ver 0 comentarios