(semisquare-x3)
Al parecer el diafragma era más grande, y por lo tanto contaban con una mayor capacidad pulmonar (UW Department of Anthropology).

Con el objetivo de saber cómo se movían y respiraban los Neandertales, un grupo de científicos, integrado por expertos de Estados Unidos, Israel y España se dedicaron a realizar una reconstrucción virtual en 3D de la caja torácica del esqueleto de esta especie extinta de la raza humana. 

El equipo de especialistas se centró en esta área del cuerpo que alberga el corazón y los pulmones, y que está relacionada con la columna vertebral.

Para lograr un extraordinario resultado se basaron en topografías computarizadas de los restos fósiles de un esqueleto masculino de cerca de 60,000 años llamado Kebara 2.

Después de analizar estos restos, los científicos lograron crear un modelo 3D y descubrir que aquel supuesto encorvado cavernícola no era precisamente como lo imaginábamos o como nos lo habían descrito, pues los resultados revelaron que esta especie era la de un individuo erguido y con mayor capacidad pulmonar, y una columna vertebral más recta que la de los humanos modernos. 

Asier Gomez-Olivencia, autor principal del estudio, señaló en un comunicado: “La forma del tórax es clave para entender cómo se movieron los neandertales en su entorno porque nos informa sobre su respiración y equilibrio”. 

Además, descubrieron que las costillas se conectaban con la columna vertebral hacia adentro, permitiendo que la columna se inclinara ligeramente hacia atrás, provocando una ligera curva lumbar.

De igual manera plantean que el diafragma era más grande, y por lo tanto contaban con una mayor capacidad pulmonar. 


💬Ver 0 comentarios