(horizontal-x3)
Pese a algunos errores, el mapa se ajustaba bastante a la realidad. (LiveScience)

El uso de las nuevas tecnologías ha permitido que un grupo de investigadores de la Universidad de Rochester, en Nueva York, lograra restaurar un mapa de 1491.

Con ello, se ha vuelto legible un texto que lo acompañaba, el cual estaba desdibujado y demuestra que este mapa de 527 años de antigüedad no solo influyó en Cristóbal Colón, sino que también fue utilizado para hacer el legendario mapa de Martin Waldseemüller, que fue el primero en llamar al Nuevo Mundo por el nombre de América.

De acuerdo con LiveSciencie, este mapa no muestra el continente americano, cuya existencia era aún desconocida por los europeos en esas fechas.

Sin embargo, su importancia radica en que es uno de los pocos de aquel periodo que no muestra monstruos marinos y que, pese a algunos errores, se ajusta bastante a la realidad

Se cree que Cristóbal Colón se inspiró en él debido a que siempre señaló que Japón se encontraba en la latitud exacta que muestra este mapa, que es el único de su época y que sitúa al país asiático en dicha posición.

Esta joya de la cartografía tiene una procedencia un tanto difusa. Al parecer, perteneció a una familia de la Toscana (Italia), pero después apareció en Berna (Suiza) y acabó vendiéndose anónimamente a la Universidad de Yale en 1962, según explica LiveScience.

El mapa, creado por el cartógrafo alemán Henricus Martellus en Florencia, muestra al mundo como lo conocieron los occidentales en 1491, justo antes de que Colón zarpara.

En la imagen de 4 por 6.5 pies se puede observar África (aunque muy desproporcionada) en la izquierda, arriba está Europa con Asia al este y Japón se ve cerca de la esquina derecha.


💬Ver 0 comentarios