Este hallazgo fue hecho en 2005, pero hasta ahora se dio a conocer qué ocurrió. (semisquare-x3)
Este hallazgo fue hecho en 2005, pero hasta ahora se dio a conocer qué ocurrió. (Twitter/ Live Science)

Fue en el año de 2011 cuando los equipos de construcción descubrieron el cuerpo momificado de una mujer enterrada bajo la ciudad de Nueva York, y aunque en ese momento no tenían ni idea de lo que representaba este histórico hallazgo, ahora, 7 años después, se reveló la identidad de este cuerpo. 

Justamente un 4 de octubre pero de 2001 fue cuando un grupo de trabajadores que se encontraba excavando un pozo en Elmhurst, Queens, se dieron cuenta que habían golpeado algo inusual, por lo que de inmediato se pusieron a averiguar de qué se trataba. 

Al echar un vistazo, descubrieron que lo que se encontraba allí era una especie de ataúd de hierro, el cual contenía un cuerpo en descomposición de una mujer joven y afroamericana, lo que provocó el asombro de algunos de ellos, por lo que de inmediato llamaron a la policía. 

En un principio, las autoridades creyeron que este cuerpo pertenecía a la víctima de un homicidio reciente, por lo que tuvieron que llamar al arqueólogo forense Scott Warnasch, quien inspeccionó el cuerpo y de inmediato notó fragmentos de hierro esparcidos alrededor. Entonces supo que provenían de un ataúd de este material. 

“He estado obsesionado con estos ataúdes de hierro desde 2005, cuando se encontraron dos bajo el Prudential Center en Newark. Le dije al equipo: ‘Esto es histórico, esto no es una escena del crimen. Parecía que había estado muerta durante una semana, pero eran 160 años”, es una de las declaraciones de Warnasch que Live Science difunde en su portal

La razón por la que esta mujer se veía tan bien conservada pese al siglo y medio que había permanecido enterrada, era porque estos ataúdes de hierro eran sellados de manera hermética y eso ayudó a que se viera mucho más joven a primera vista. 

De acuerdo con Live Science, el equipo utilizó imágenes por resonancia magnética y tomografías computarizadas para crear un perfil de la mujer. Descubrieron que tenía alrededor de 25 a 30 años cuando murió.

El ataúd hermético preservó su piel y concluyeron que las lesiones de la viruela que cubrían su cuerpo significaban que murió de dicha enfermedad. Esto probablemente explica por qué fue enterrada en ese tipo de ataúd.


💬Ver 0 comentarios