(horizontal-x3)
Adentro del sarcófago se encontraron tres cuerpos y no el de Alejandro Magno, como se había manejado en un principio (Ministerio de Antigüedades de Egipto).

Fue en el mes de julio cuando el hallazgo de un enorme sarcófago en Egipto atrajo la atención a nivel mundial.

Tras el descubrimiento, se crearon varias hipótesis sobre su origen y lo que podría contener en su interior. Sin embargo, después de unas semanas y luego de abrirlo, la verdad salió a la luz.

Adentro del sarcófago se encontraron tres cuerpos y no el de Alejandro Magno, como se había manejado, aunque la identidad de estos restos era un misterio, hasta ahora.

Y es que recientes investigaciones revelan que los cuerpos pertenecieron a una mujer de unos 20 años, un hombre de unos 30 y otro hombre de unos 40.

Pero eso no es todo, pues según la ubicación de los restos en el sarcófago, los investigadores suponen que las momias fueron enterradas en dos etapas.

Además, uno de los cráneos de estos esqueletos tiene una cavidad que indica una trepanación en el pasado, ya que esta persona vivió mucho tiempo con esta herida.

La trepanación, o perforación del cráneo, es "una de las prácticas médicas más antiguas utilizadas por la humanidad, pero su uso era raro en el Antiguo Egipto, donde se encontraron muy pocos cráneos con signos de esta operación", explicaron los investigadores encabezados por Zeinab Hasheesh.

Por último, se informó que se encontró oro en algunos de los huesos, y se planea seguir estudiando los restos a través de un examen de ADN que ayudará a determinar el grado de parentesco entre los tres individuos.


💬Ver 0 comentarios