En 1922 cuando Einstein se embarcó en un viaje de cinco meses y medio al Lejano Oriente y Medio Oriente. (horizontal-x3)
Fue en 1922 cuando Einstein se embarcó en un viaje de cinco meses y medio al Lejano Oriente y Medio Oriente. (EFE)

Considerado como uno de los mejores científicos de la historia, Albert Einstein fue nombrado “genio del siglo XX” gracias a sus destacadas aportaciones y conocimientos de física. Sin embargo, una faceta personal hasta ahora desconocida fue revelada y ha sorprendido al mundo entero.

Mediante una publicación en el Princeton University Press, se dieron a conocer algunos de los diarios privados de Einstein donde se descubrieron actitudes racistas por parte del científico, después de realizar un viaje a Asia en la década de 1920.

Los chinos no se sientan en la mesa mientras comen sino se acuclillan como hacen los europeos cuando hacen sus necesidades fisiológicas en los bosques", escribió el científico, donde agregó que "esto ocurre en silencio y recatadamente. También los niños están sin ánimo y parecen obtusos".

Fue en otoño de 1922 cuando Einstein, junto con su esposa, Elsa, se embarcó en un viaje de cinco meses y medio al Lejano Oriente y Medio Oriente, regiones que el físico nunca había visitado antes.

El viaje del científico consistió en visitar regiones como Hong Kong y Singapur, dos breves estadías en China, una gira de conferencias de seis semanas por Japón y una gira de doce días por Palestina.

Por si esto fuera poco, el físico señalaba en otros pasajes que le resultaba difícil distinguir a los hombres de las mujeres, y que no entendía cómo los varones encontraban atractivas a las mujeres chinas para procrear con ellas.

Las palabras encontradas en el diario de Einstein sobre el origen biológico de la supuesta inferioridad intelectual de los japoneses, chinos e indios pueden considerarse racistas. En estos casos, otros pueblos son descritos como biológicamente inferiores, un sello claro del racismo.

Estos inquietantes comentarios pudieron haberse originado gracias a la influencia cultural de aquella época, sin embargo, no justifica en absoluto que un hombre de la talla de Einstein los haya realizado, señaló al diario británico The Guardian el editor y traductor de los diarios de Einstein Ze'ev Rosenkranz.

Cabe señalar que Albert Einstein se manifestó públicamente contra los regímenes despóticos de los años 30 y también contra el racismo, inclusive llegó a apoyar al movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos y declaró en alguna ocasión que el racismo era una enfermedad de los blancos.


💬Ver 0 comentarios