(horizontal-x3)
Con 42 años de edad, Serena Auñón trabajó arduamente para convertirse en astronauta. En la actualidad es cirujana de vuelo con especialidad de medicina interna y aeroespacial (YouTube/NASA)

Perseguir un sueño con el firme objetivo de convertirlo en realidad requiere de mucha dedicación y sacrificio que merece todo el reconocimiento, y lo hecho por Serena Auñón no es más que el claro ejemplo de que cuando se quiere se puede.

La perseverancia de una ilusión que tuvo desde que era niña cuando vio por primera vez un lanzamiento espacial se verá cristalizada el próximo mes de junio, cuando se convierta en la segunda mujer de origen latino en sumarse a una tripulación que viajará más allá de nuestros cielos.

La persistencia y la convicción ha sido parte de su ADN desde que comenzaron sus estudios, ya que, de acuerdo al sitio Hola, Auñón inició su carrera como ingeniera eléctrica en la universidad George Washington, pero a la mitad de sus estudios el entusiasmo por seguir aprendiendo la llevó a realizar un doctorado en Medicina y tiempo después logró concluir una maestría en Salud Pública.

De origen cubano-americano, Auñón era consciente de que las posibilidades de llegar a ser astronauta eran difíciles debido a su ascendencia, pero eso no fue motivo para detenerse en la búsqueda de cumplir sus objetivos, y en el 2009 su sueño comenzó a tomar forma cuando fue seleccionada para ingresar a la NASA entre 3,500 aspirantes.

Fue en el 2011 cuando logró cristalizar lo que empezó como un simple sueño al completar de manera exitosa el entrenamiento de astronauta, y hoy, 7 años después, Serena es cirujana de vuelo con especialidad de medicina interna y aeroespacial.

La designación oficial señala que Serena formará parte de la tripulación de la expedición 56 que se trasladará en junio a la Estación Espacial Internacional, donde se encargará de realizar experimentos biológicos, biotecnológicos y de ciencias físicas.

El camino al éxito no fue fácil, ya que mientras luchaba por el nombramiento por parte de la NASAla mujer de origen latino tuvo que realizar diversas misiones como acuanauta, y también se vio obligada a vivir en condiciones climáticas extremas a más de 100 millas del polo sur en una expedición que buscaba meteoritos.

Serena María Auñón nació el 9 de abril de 1976 en Indianápolis, Indiana, y es hija de Jorge Auñón, un cubano que escapó del régimen de la isla en 1960. Con un doctorado logró convertirse en profesor y decano de la Universidad de Alabama, por lo que Serena siempre admiró la entereza y la forma de estudiar de su padre.


💬Ver 0 comentarios