(horizontal-x3)
Son de los últimos lugares de la Tierra donde aún se encuentran grandes poblaciones de superdepredadores (EFE).

Washington - Un nuevo mapa desarrollado por un grupo de investigadores ha revelado que solo el 13% del total del agua oceánica mundial permanece en estado virgen, sin haber sufrido impacto humano, de acuerdo con un estudio publicado en la revista especializada Current Biology.

Estas zonas vírgenes restantes se distribuyen "de manera desigual" y se encuentran, principalmente, en el Ártico, la Antártida o en remotas zonas insulares del Pacífico, explicaron los científicos de la Universidad de Queensland en Australia.

"Nos sorprendió lo poco que queda de naturaleza marina. El océano es inmenso y cubre más del 70 por ciento de nuestro planeta, pero hemos logrado afectar significativamente a casi todo este vasto ecosistema", subrayó el autor principal, Kendall Jones.

Los investigadores apuntaron que las áreas vírgenes prístinas "poseen niveles masivos de biodiversidad y especies endémicas" y son "algunos de los últimos lugares de la Tierra donde aún se encuentran grandes poblaciones de superdepredadores".

En el nuevo análisis, Jones y sus colegas utilizaron los datos globales más completos disponibles para 19 factores humanos, incluyendo los envíos comerciales, la escorrentía de fertilizantes y sedimentos, y varios tipos de pesca en el océano y su impacto acumulativo.

Con el fin de capturar las diferencias en la influencia humana por regiones oceánicas, los investigadores repitieron su análisis dentro de cada una de las 16 que existen.

Encontraron una "gran variación" en el grado de los impactos humanos. Por ejemplo, más de 10 millones de millas cuadradas permanecen vírgenes en la región del océano Indo-Pacífico, representando el 8,6 por ciento del océano.

Por contra, en la zona templada del sur de África, únicamente quedan menos de 1,200 millas cuadradas de aguas marinas sin huella humana, es decir, menos del 1% de esa región.

El estudio también demuestra que menos del 5 por ciento de las zonas vírgenes marinas está actualmente protegido.

"Esto significa que la gran mayoría de las áreas silvestres marinas podrían perderse en cualquier momento, ya que las mejoras en la tecnología nos permiten pescar más profundamente y enviar embarcaciones más lejos que nunca", lamentó Jones.

Los hallazgos, según los autores, destacan una necesidad "urgente de acción" para proteger lo que queda del desierto marino, lo "que requiere un esfuerzo de acuerdos ambientales internacionales para reconocer el valor único de la vida silvestre marina".


💬Ver 0 comentarios