El análisis del esmalte dental reveló signos de estrés, como enfermedades o desnutrición. (EFE) (semisquare-x3)
El análisis del esmalte dental reveló signos de estrés, como enfermedades o desnutrición. (EFE)

Un grupo de investigadores franceses encabezados por Alban Defleur yEmmanuel Desclaux, llegaron a la conclusión de que el rápido calentamiento que vivió el planeta hace más de 120,000 años llevó a los neandertales en el sur de Francia a comerse entre ellos.

Esto, luego de un estudio realizado a los restos de seis neandertales encontrados en la década de 1990, en una pequeña cueva en Baume Moula-Guercy, en el valle del Ródano, al sur del país.

Los resultados, publicados en Journal of Archaeological Science, señalan quelos huesos presentan muchas de las características del canibalismo, como marcas de cortes hechas por herramientas de piedra, y huesos de dedos que parecen haber sido roídos por los dientes neandertales y no por otros carnívoros.

De acuerdo con la revista Quo, esta no es la única huella de canibalismo durante el último periodo interglacial. En otras regiones como Croacia, España y Bélgica, se han encontrado restos similares, solo que hasta ahora nunca se había dado una explicación que justificara tal práctica.

Según revela el estudio, durante el periodo más cálido, la zona carecía de grandes mamíferos y en su lugar había roedores, tortugas y serpientes que migraron desde el Mediterráneo.

Los neandertales, acostumbrados a cazar presas grandes como el bisonte y el mamut, necesitaron nuevas estrategias para sobrevivir. El análisis del esmalte dental de los restos de Baume Moula-Guercy reveló signos de estrés, como enfermedades o desnutrición.

Pero ni siquiera el canibalismo les garantizó una dieta similar a la acostumbrada ni tan calórica como la que permitían otros animales, como los ciervos.


💬Ver 0 comentarios